Ocho meses de cárcel para la mujer que tiró a su perro por el balcón

Carlos Rosa junto a Chico, el perro que sufrió la agresión. :: HOY/
Carlos Rosa junto a Chico, el perro que sufrió la agresión. :: HOY

El juzgado le impone la pena de prisión tras confesarse responsable de los hechos y también le prohíbe tener animales durante tres años

EVARISTO FERNANDEZBadajoz

Una mujer de 41 años de edad fue condenada ayer a ocho meses de prisión después de confesarse responsable de las lesiones que sufrió su perro al caer desde la ventana de su domicilio . Los hechos tuvieron lugar a las 3.35 de la madrugada del día 10 de septiembre del año pasado y, según informó entonces la Policía Local, el animal sufrió las lesiones porque fue arrojado desde un segundo piso de la calle Sepúlveda.

Tras la instrucción del caso, el juicio estaba señalado para el día de ayer, aunque no llegó a celebrarse en el juzgado de lo penal porque Y. G. R. se reconoció responsable de los hechos y aceptó una condena de conformidad de ocho meses de prisión, según indicó a HOY una de las personas citadas en el juicio. Además, ha sido inhabilitada durante tres años para la posesión de animales.

En la vista debían testificar todas las personas que podían aportar información relevante sobre este caso. Entre ellos, el veterinario Carlos Rosa, que fue el encargado de atender a Chico, el animal que sufrió este caso de maltrato.

Rosa ha explicado que el perro presentaba un traumatismo craneoencefálico que en un primer momento le provocó ataxia (dificultad para andar manteniendo el equilibrio). Igualmente le causó dificultad en la visión y una lesión por raspado en la cara.

Chico se recuperó en la clínica Clinivex de Badajoz, que es propiedad de Carlos Rosa, y con posterioridad se hizo famoso al aparecer en el programa de televisión El Hormiguero, donde el actor Dani Rovira y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se unieron a la campaña que se inició para buscarle una familia que quisiera adoptarlo.

Varias personas se interesaron por el animal, que tiene entre cuatro y cinco años de edad, pero la Leishmania que padece dificultó el proceso de adopción y Carlos Rosa decidió quedárselo.

El veterinario explicó ayer que Chico ya ha superado las secuelas de este suceso y se encuentra en buen estado de salud. «Al final pensé que lo mejor es que se quedara conmigo y creo que fue una decisión acertada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos