Suspendido el juicio por el tiroteo con un subfusil que ocurrió en el campus en 2010

Los acusados frente al tribunal ayer. :: casimiro moreno/
Los acusados frente al tribunal ayer. :: casimiro moreno

El abogado de uno de los ocho acusados logró ayer que dos de los magistrados se abstuviesen, por lo que el proceso queda aplazado

NATALIA REIGADASBadajoz

El juicio por el tiroteo con un subfusil que tuvo lugar en el campus de la Universidad en 2010 se suspendió ayer porque dos de los tres magistrados tuvieron que abstenerse por contaminación. El abogado de uno de los ocho acusados lo solicitó porque estos jueces habían participado en la fase de instrucción del caso.

Los hechos tuvieron lugar el 18 de agosto de 2010 sobre las 19.45 horas, según recoge el escrito de acusación. El principal acusado, que según el fiscal disparó el arma, estaba en el terreno de una obra donde trabajaba como guarda. Allí mantuvo una fuerte discusión con dos hermanos que acudieron a la zona y le disputaban el control de la vigilancia de esos terrenos.

Según la Fiscalía, cogió un subfusil y disparó varias ráfagas contra los dos hermanos. Los proyectiles alcanzaron el vehículo de las víctimas e hirieron en el antebrazo a uno de ellos. En el enfrentamiento estaban presenten los otros siete acusados a los que el fiscal considera responsables de encubrimiento. Por esa razón el supuesto autor de los disparos se enfrenta a una condena de siete años y seis meses (agravada por usar un arma considerada de guerra) y el resto a 21 meses de prisión por el encubrimiento.

El juicio, sin embargo, no pudo arrancar ayer. El abogado del principal acusado, el letrado José Duarte, solicitó la abstención de dos de los magistrados. Su principal argumento fue que el presidente de la Audiencia Provincial, José Antonio Patrocinio, y el juez Emilio Francisco Serrano habían participado en la fase de instrucción del suceso. Principalmente formaron parte de dos autos, uno en el que se solicitó el sobreseimiento del caso siete meses después de los hechos por no tener datos objetivos sobre la autoría y otro posterior que también defendía que no siguiese el proceso.

Los magistrados aceptaron el argumento de contaminación y suspendieron el proceso. Ahora deben nombrarse dos nuevos jueces y fijar una fecha para retomar el juicio.

Un acusado menos

En la sesión de ayer, sin embargo, sí hubo avances porque el fiscal, Diego Yebra, aceptó retirar la acusación contra uno de los siete encubridores. Se aplicó una excepción por ser el padre del acusado al que supuestamente encubrió. Cuando el proceso se retome, por tanto, habrá un acusado principal y seis encubridores.

Estos últimos han logrado un acuerdo con la Fiscalía de Badajoz, aunque ayer no pudo ser aprobado por la suspensión del juicio. Aceptarán seis meses de cárcel en lugar de los 21 que les solicitaban. Lo más probable es que este pacto se mantenga cuando continúe el proceso, por lo que solo el supuesto autor del tiroteo irá a juicio.

Su defensor, José Duarte, avanzó ayer que pedirá la absolución por falta de pruebas. En su argumentación sobre los primeros autos indicó que hay unas imágenes y un casquillo, pero considera que no es suficiente. Nunca apareció el arma, por lo que considera que es imposible demostrar que es el modelo considerado de guerra. La Fiscalía, sin embargo, asegura que los disparos se realizaron con un subfusil de 9 milímetros parabellum.

 

Fotos

Vídeos