Amigos de Badajoz: «No vamos a celebrar con champán el derribo del Cubo»

Al fondo, las dos plantas del Cubo que desaparecerán. :: hoy/
Al fondo, las dos plantas del Cubo que desaparecerán. :: hoy

Tras 15 años de lucha jurídica, la asociación reivindica que su objetivo ha sido defender el patrimonio y que se cumpliese la ley

NATALIA REIGADASBadajoz

Se acabó. Es el final. Tras 15 años de batalla judicial ya hay fecha para la demolición del Cubo. Será en junio del año que viene. Para Amigos de Badajoz, la asociación que denunció la obra, la sensación no es de alegría. Sienten que han cumplido con su objetivo de defender el patrimonio, pero les hubiese gustado que se parase la construcción cuando lo pidieron. También reivindican su labor, a pesar de haber contado con la oposición de una parte importante de la opinión pública.

Manuel Márquez, presidente en funciones de Amigos de Badajoz, responde rápido a la pregunta: «¿Están contentos?». «No. Contentos no. Nosotros no vamos a celebrar con champán el que se derriben las dos plantas del Cubo, de ninguna manera. Nosotros no era eso lo que pretendíamos cuando llamamos a todas las puertas de las autoridades que podían haber tomado la decisión, que se parasen las obras».

Márquez reconoce que el proceso desde el año 2000, cuando presentaron la denuncia, ha resultado complicado. «Ha sido muy duro porque en algún momento se nos ha querido presentar como que éramos los enemigos de Badajoz. Se ha dicho hasta semejante disparate y esas cosas calan, pero a los ciudadanos se les puede engañar por poco tiempo, pero durante mucho tiempo no. Al final se impone la verdad».

El último acuerdo

El último paso en este largo proceso tuvo lugar la semana pasada. El TSJEx convocó a las partes implicadas, el Ayuntamiento, la Universidad de Extremadura y Amigos de Badajoz para acordar una fecha para la demolición. Será desde el 14 de junio de 2016 para que pueda ejecutarse en verano y no afecté al curso escolar. El único inconveniente es que tendrán que buscar una ubicación para realizar parte de los exámenes y que, cuando desaparezcan las dos plantas del Cubo, la Facultad de Biblioteconomía, Documentación y Audiovisuales se quedará con un problema de falta de espacio, ya que pierde gran parte de sus despachos.

La reunión entre las partes, según Manuel Márquez, se desarrolló con cordialidad. Coincidieron en la importancia de que las obras obstaculicen lo menos posible el día a día de los universitarios.

El presidente en funciones de Amigos de Badajoz está satisfecho, principalmente porque el auto publicado por el TSJEx tras el acuerdo alaba la actitud de su agrupación durante el proceso. «Hubo voluntad por todas las partes de colaborar. A nosotros nos ha supuesto una enorme satisfacción que un alto tribunal, como es el Superior de Extremadura, haya hecho justicia, a parte de que ya dictó justicia en su momento, también hace justicia cuando reconoce que la asociación Amigos de Badajoz, en contra de lo que algunos proclaman por ahí, en todo momento ha estado preocupada de que la sentencia se lleve a cabo con algunas premisas: que la facultad se mantenga en su ubicación y que se haga todo de la manera que menos perjuicio cause a los alumnos, la facultad y la ciudad».

Márquez considera que el auto refleja que el único objetivo de su asociación ha sido defender la normativa. «Se reconoce la labor de Amigos de Badajoz en orden de que se cumpla con la ley. Es algo que en cualquier democracia hemos de intentar que se haga y ante todo, que las administraciones respeten la ley».

Después de 15 años, Manuel Márquez recuerda el momento en el que tomaron la determinación de denunciar. Un paso del que no se arrepienten. «La decisión se tomó a la vista de que sobresalía sobre la muralla una obra que rompía el perfil que todos tenemos en la mente de nuestra ciudad. Vulneraba de manera frontal la ley».

Finalmente la asociación puede decir que ha ganado el proceso judicial, pero no así la batalla por la opinión pública, ya que han soportado muchas críticas. «Yo creo que ha habido una influencia importante por parte de algunas administraciones para querernos presentar como que somos alguien que no escucha el clamor de la ciudad, pero estamos convencidos de que las personas que tienen opinión, solvencia y entienden nuestro trabajo en defensa del patrimonio, están a nuestro lado. Se puede intentar manipular a la opinión pública, pero yo creo que no lo han conseguido».

Por último el presidente en funciones de Amigos de Badajoz recalca que está convencido de que este el es final. No hay más capítulos en el drama del Cubo.