Lleno en el Círculo Pacense

Los asistentes disfrutaron de un edificio que ha caído en el olvido con el paso del tiempo. :: j. v. arnelas/
Los asistentes disfrutaron de un edificio que ha caído en el olvido con el paso del tiempo. :: j. v. arnelas

Unas 200 personas se unen a la visita organizada por Amigos de Badajoz para realzar el valor de una sociedad centenaria

EVARISTO FDEZ. DE VEGA

Más de 200 personas participaron ayer en la visita organizada por la Asociación Amigos de Badajoz para dar a conocer el Círculo Pacense, un edificio que comenzó a construirse en 1914 con la intención de dar cabida a un centro obrero que tenía entre sus misiones fundamentales el socorro mutuo, la educación y el ocio.

La convocatoria realizada por Amigos de Badajoz tuvo una gran acogida en la ciudad y a las 11 de la mañana había casi media entrada en el salón de proyecciones y de bailes de esta antigua sociedad.

El primero en tomar la palabra fue el profesor Cecilio Calle, que explicó a los asistentes el origen de un centro social destinado a los obreros de Badajoz que no podían acceder al Casino ni al resto de sociedades existentes en la ciudad. «En aquellos tiempos los trabajadores no tenían nada, muchos ni comían, ocurría como ahora».

Calle recordó que esa fue la razón por la que Francisco Fernández Marquesta, Conde de la Torre del Fresno, decidió impulsar una sociedad que tenía tres fines muy concretos: instruir a los hijos de los obreros que no podían asistir al colegio porque ayudaban a sus padres en el campo; crear una sociedad de socorro mutuo que ayudaba a los trabajadores que caían enfermos; y organizar bailes y otras actividades de ocio dirigidas a los socios.

En un primer momento se edificó el salón donde se organizaban los bailes y los espectáculos, pero en el año 1934 se levantó el anexo en el que se impartían las clases. De aquello han pasado varias décadas y el estado de conservación de ambas construcciones deja bastante que desear en la actualidad.

Los participantes en la visita pudieron comprobar que la cubierta de fibrocemento del gran salón tiene goteras, mientras que las dependencias anexas se encuentran en un estado muy deficiente. Tan sólo se conserva en una situación aceptable la parte del edificio en la que se encuentra la escalera noble, cuya cubierta fue reparada años atrás con el apoyo de la Junta de Extremadura y la Diputación de Badajoz.

El recién nombrado presidente del Círculo Pacense, José Antonio Espada, se mostró ilusionado con la etapa que ahora se inicia y confió en el que el apoyo institucional y la vuelta de los socios permita poner en valor una sociedad que cuenta con un patrimonio de gran valor.