Los trabajadores de Indra protestan por el convenio que quiere fijar la empresa

Los trabajadores de Indra protestan por el convenio que quiere fijar la empresa

Protestan por las nuevas condiciones que quieren imponerles y anuncian que mantendrán las protestas con nuevas concentraciones

NATALIA REIGADAS

Una de las empresas más grandes de Badajoz, Indra, está en medio de un conflicto laboral debido a la negociación del nuevo convenio del sector tecnológico. Unos 250 de los casi 300 trabajadores de la multinacional se concentraron el 30 de abril en la sede que tiene esta firma en el Centro Tecnológico pacense, junto al campus universitario. Protestan por las nuevas condiciones que quieren imponerles y anuncian que mantendrán las protestas con nuevas concentraciones.

El problema, según Ángel Villa, del comité de empresa de Indra en Badajoz, es que las empresas de sector pretenden jornadas laborales de hasta 10 horas al día, mayor flexibilidad horaria con hasta el 15% de jornada irregular, sueldos congelados y movilidad funcional, es decir, que se pueda cambiar a los empleados de categoría sin justificación.

El conflicto no se limita a Badajoz, ya que los actos reivindicativos se extienden por otras sedes de Indra en Valencia o Madrid así como en otras firmas del sector. En 2009 caducó el 'XVI Convenio Colectivo de empresas consultoras de planificación, organización de empresas y contable, empresas de servicios de informática y de estudios de mercado' y la negociación está estancada para el nuevo convenio.

Por ahora hay una prórroga hasta el 31 de julio de este año pero Ángel Villa ve complicado el acuerdo. «No tiene buena pinta. Pretenden aprovechar la situación actual cuando es un sector en el que la mayor parte de las empresas no tienen pérdidas», explica. Añade que la suya genera importantes beneficios.