Hoy reabre la biblioteca de Almendralejo tras tres meses de obras

Se ha climatizado parte del edificio del Centro Cultural San Antonio

GLORIA CASARES

La biblioteca municipal Marcos Suárez de Almendralejo reabrirá a lo largo del día de hoy sus instalaciones después de haber permanecido cerradas durante tres meses. Está previsto que abra a lo largo de la mañana, en cuanto el personal del Parque de Obras termine de colocar las sillas en sus puestos de lectura. A partir de entonces, se cerrará la sala de lectura provisional abierta en el Centro Cívico desde primeros de abril. En un primer momento se habilitaron unos puestos de estudio y lectura en el Palacio del Vino y la Aceituna, aunque las quejas de los usuarios por las incomodidades del lugar provocó su cierre en horas. Hoy también se restablecerá el servicio de préstamo de libros, que también se había quedado paralizado entonces por las obras.

A partir de ahora, los nuevos usuarios de la biblioteca que quieran hacerse socios deberán antes sacar la tarjeta digital ciudadana, que también se solicita para utilizar la red wifi de las instalaciones del Centro Cultural San Antonio. Han sido tres meses los que ha estado cerrada para que la empresa Tuberías y Montajes San José (Tumosa) llevara a cabo la climatización en tres aulas y las oficinas en la planta baja del Centro Cultural San Antonio y en la biblioteca, tanto en la sala infantil como de adultos, en el despacho y en el salón de actos. Las obras han consistido en una ampliación de la red eléctrica y la climatización de parte del edificio y han costado casi 97.000 euros.

Tercer cierre

Se trata del tercer periodo en el que se ha cerrado la biblioteca desde que abrió en estas instalaciones. La primera vez fue en el año 2011, cuando una viga de madera del techo se derrumbó y provocó importantes destrozos en la biblioteca infantil.

La última vez fue en 2016, cuando otra viga de la misma techumbre de madera también cedió y se cerró durante un año por motivos de seguridad. Sin embargo, las obras para arreglar y reforzar toda esa techumbre no se han llevado a cabo y aún hay una zona cerrada desde febrero de 2016 en una parte de la sala de exposiciones de la segunda planta y por la que se accede a la biblioteca infantil.