El quiosco de Espronceda abre tras la cesión temporal a Recal

Muchos disfrutaron del quiosco en la fiesta del Centro. :: g. c./
Muchos disfrutaron del quiosco en la fiesta del Centro. :: g. c.

El Ayuntamiento busca una fórmula similar para iniciar la actividad del de la Piedad durante las fiestas

GLORIA CASARES

Desde que se construyeron los nuevos quioscos del parque de Espronceda y el de la Piedad han sido muchos menos los meses en los que han estado abiertos que cerrados. El de Espronceda se adjudicó a un empresario, pero al poco tiempo dejó de pagar y cerró. El de la Piedad, cuya construcción no estuvo exenta de polémica por la fisonomía elegida y cuyas críticas obligaron a cambiar el diseño, ha estado apenas dos meses abierto desde que se invirtieran más de 200.000 euros en su construcción.

El nuevo equipo de gobierno ha anunciado su intención de revisar los contratos de explotación de todos los quioscos municipales, ya que algunos no están al día. Pero hasta entonces urge abrir los de los parques más concurridos, sobre todo en la época estival, y más de cara a las fiestas patronales. Por ello, se ha optado por una fórmula para poder abrir, de momento, el quiosco del parque de Espronceda. Este reanudó su actividad el pasado viernes con el inicio de las fiestas de la barriada del Centro y después de la reclamación de la asociación de vecinos que pidió su repartura.

Pero el quiosco seguirá abierto una vez concluyan las fiestas, tal y como han pedido desde la barriada. Para ello, el Ayuntamiento ha cedido la explotación a una asociación, que en el caso del parque de Espronceda es Recal, que trabaja desde hace décadas para mejorar la vida de los perros y gatos abandonados. Esta asociación ha cedido esa explotación a un profesional de la hostelería, que será el que lo gestione hasta que se abra el concurso para la adjudicación de los mismos, aportando una cantidad económica mensual a sus fines sociales.

Asimismo, el Ayuntamiento estudia una fórmula para que pueda abrirse el quiosco de la Piedad durante las fiestas patronales. Aunque aún no está decidido, se va a plantear una cesión similar a una oenegé.