Una protesta ciudadana busca parar la venta de Hormigusa