«No me pongo techo»

Marta y Paola Lozano junto a Ramírez, sus padres y la edil./G. C.
Marta y Paola Lozano junto a Ramírez, sus padres y la edil. / G. C.

Marta Lozano, con veinte años, tiene un palmarés de logros mundiales en kárate mientras cursa su tercer año en la universidad

GLORIA CASARES

Con 13 años se marchó a Madrid para formar parte de la selección nacional. Fue una decisión difícil, pero tenía claro que su mundo era el kárate y su meta, conseguir llegar a lo más alto en este deporte.

Hoy con 20 años, la madurez de la experiencia vivida y un palmarés que le ha llevado a obtener galardones como la medalla de oro en la Copa del Mundo, hace repaso y cree que todo ha merecido la pena.

Reconoce que el sacrificio ha sido alto y ya piensa en el día después, pero antes quiere llegar a ser campeona del mundo.

«Pero también quiero ser madre, terminar la carrera y tener una casa, tener una vida normal, porque me he perdido muchos cumpleaños y salir. Me he perdido muchas cosas, pero mira lo que estoy consiguiendo ahora».

«Si me preguntas por qué empecé en el kárate, no sabría decirte por qué, pero yo quería kárate».

Por entonces, pocos karatekas habían destacado en Almendralejo, pero esta joven almendralejense, menuda, pero fuerte de carácter y con un temperamento alegre, eligió ese deporte.

No se equivocó, tampoco cuando dejó a su familia para irse a Madrid, donde estuvo en el Centro de Alta Rendimiento de la Federación Española, para abandonarlo después y apostar por su entrenador, que por entonces dejó de ser seleccionador para abrir uno de los clubes más potentes de España en este deporte.

Para esta joven almendralejense, lo más importante es poder representar a España y llevar el nombre de Almendralejo por todo el mundo, como en Chile, para cuya Copa del Mundo ya se prepara.

«Yo es que el techo no me lo pongo, hasta que el cuerpo aguante, estaré ahí».

Reconocimiento

Marta Lozano ha sumado en esta última semana un nuevo reconocimiento. Hace unos meses recibió la réplica del disco de Teodosio en el Ayuntamiento y este viernes fue recibida por el nuevo alcalde, José María Ramírez, en el salón de actos municipal, donde se le entregó una placa. También se le entregó otra a su hermana Paola.

La cita llegaba, además, apenas dos días después de que Paola, de catorce años, lograse alzarse con la medalla de oro en la Copa del Mundo de Croacia juvenil.

La joven, que iba para gimnasta, sigue los pasos de Marta y ya entrena en Madrid con su hermana. «Yo entreno mucho también, pero no como ella».