A San Marcos con pañuelos rojos

Muchos almendralejenses andarán los cinco kilómetros que separan la iglesia de San Roque de la ermita. :: g. c.

Cientos de romeros a pie, a caballo o en carrozas acompañarán hoy al santo en la procesión si no llueve

GLORIA CASARES ALMENDRALEJO.

Según algunos historiadores, el origen de que en Almendralejo se levantara una ermita en honor a San Marcos a principios del siglo XVI se debe a la Orden de Santiago, que había participado en la reconquista del territorio unos siglos antes.

Dado que esta Orden tenía su Convento Mayor en León bajo la advocación de San Marcos, era normal que los pobladores de la provincia santiaguista levantaran ermitas en honor a este santo evangelista. Siglos después se concedería el permiso para crear una cofradía de San Marcos en Almendralejo y dedicar un día a este santo, el 25 de abril. Por tanto, desde hace siglos y con más o menos participación y apoyo popular, cada 25 de abril es un día festivo con mayúsculas para los almendralejenses.

La romería es, desde finales del siglo XX, una cita obligada en el calendario, que, sin embargo, este año ha llegado en un momento inusual, entre la Semana Santa y unas elecciones generales. Ese capricho del calendario, sin duda, ha marcado esta edición de San Marcos, que ha visto reducido su programa de actos, ha prescindido del pregón y los homenajes y que se centra básicamente en este día 25.

Mañana, sin clases

En esta edición, además, hay otra circunstancia singular, el hecho de que mañana no sea lectivo, ya que los institutos y colegios de Almendralejo han decidido cambiar este día por el Viernes de Dolores, cuando fueron a clase mientras que en el resto de Extremadura estaban ya de vacaciones. Ello puede animar a docentes y familias a aprovechar estos cuatro días para viajar.

Pero lo que más puede marcar el día de hoy es la previsión de lluvia y el agua caída en las horas previas. A pesar de todo ello, se prevé que hoy sea un día de fiesta en Almendralejo, en el que se mantiene la tradición de pasar el día con amigos o con la familia en los chalés o en las zonas de los aledaños de la ermita de San Marcos.

La noche terminó tarde para algunos y ha comenzado temprano para otros con el desayuno popular en la iglesia de San Roque, unos dulces típicos y café con los que coger fuerzas para hacer un camino de San Marcos acompañando al santo. La procesión, aunque llueva, se prevé que se haga igualmente.

51 carrozas inscritas

Según los datos del Ayuntamiento, se han inscrito 51 carrozas para hacer la procesión, que encabeza San Marcos tirado por una burra y flanqueado por romeros a pie. Un número que, si bien se ha visto reducido en los últimos años, mantiene la tradición y pone el jolgorio, el vino bebido de la bota y los aperitivos repartidos como entre hermanos durante el camino.

Cientos de almendralejenses se colgarán el pañuelo rojo para andar los cinco kilómetros que separan la iglesia de San Roque de la ermita de San Marcos por el camino de Huseros, el de los Cañitos y la calle La Cigüeña o por la carretera.

El tiempo revuelto en lo climatológico, como ya lo fue en la Semana Santa, puede hacer deslucir la romería de este año, aunque no evitará el disfrute del día festivo. Pero antes llegará la misa concelebrada por varios curas y la bendición de los campos, para que este año la cosecha sea buena y permita mantener la industria agroalimentaria local de forma próspera. Un día de asueto, de cánticos y de buen comer.

Todo antes de que sobre las nueve comience una procesión más triste, la de vuelta a los hogares por una concurrida carretera de Badajoz, cansados pero complacidos por el día y con la esperanza de rescatar pronto de nuevo los pañuelos rojos de San Marcos.