La escasez de policías impidió atender el sábado 16 avisos

Estado en el que quedó el recinto ferial tras el macrobotellón. :: g. c./
Estado en el que quedó el recinto ferial tras el macrobotellón. :: g. c.

Un macrobotellón en el ferial congregó a 6.000 personas y hubo una pelea y cinco intoxicaciones etílicas

GLORIA CASARES

El pasado sábado hubo entre 6.000 y 7.000 personas en el recinto ferial en la llamada 'fiesta de la primavera', según fuentes policiales. Un macrobotellón que se anunció previamente en las redes sociales. Había menores de edad y muchos jóvenes llegados de poblaciones cercanas en hasta once autobuses. Comenzó a las cuatro de la tarde, pero cuando empezaron los problemas por la ingesta de alcohol fue horas después. Desde las once de la noche hasta las seis de la mañana en la Jefatura de la Policía Local se recibieron hasta 16 llamadas en las que requerían la presencia policial. Ninguna de ellas pudo ser atendida por agentes en la calle porque solo había una pareja de funcionarios y uno de ellos estaba atendiendo al teléfono en la Jefatura. Esa noche únicamente había dos policías locales y dos nacionales trabajando, según fuentes policiales.

En la Policía Local, una baja de última hora hizo que tuviera que incorporarse durante unas horas un mando para suplir las carencias de la plantilla.

A las once de la noche se producía un accidente de tráfico con varios vehículos implicados y con alcoholemia positiva por parte del conductor, lo que obligó a un policía local a estar varias horas en este atestado, no pudiendo atender otros servicios. Desde la Cruz Roja confirman que en el recinto ferial no hubo presencia policial más que para atender la pelea entre dos personas que se produjo durante la noche.

Cruz Roja atendió este y otros casos durante cinco horas. No hubo que lamentar casos graves, aunque sí cinco intoxicaciones etílicas y cortes.