El Defensor del Pueblo pregunta si existe un plan para evitar vertidos en Almendralejo

Imagen del arroyo Las Picadas a su paso por el recinto ferial. :: g. c./
Imagen del arroyo Las Picadas a su paso por el recinto ferial. :: g. c.

La plataforma asegura que el Ayuntamiento ha tardado dos años en contestar y «no da respuesta con el suficiente detalle»

GLORIA CASARES

El Ayuntamiento de Almendralejo ha tardado dos años en responder al Defensor del Pueblo sobre una pregunta planteada al Consistorio y que viene de la súplica que hizo la Plataforma contra la Contaminación para que mediara.

En ella, la institución estatal reconoce que el Ayuntamiento «no da respuesta con el suficiente nivel de detalle de las cuestiones suscitadas».

La plataforma ha hecho público el escrito del Defensor del Pueblo, fechado el día 27 de noviembre, en el que pregunta sobre los vertidos irregulares al arroyo Las Picadas y sobre si el Ayuntamiento investiga su procedencia y hace controles periódicos del cauce para evitarlos.

La plataforma lamenta que hayan «sido necesarios tres escritos y una llamada telefónica del Defensor del Pueblo para que el Ayuntamiento responda dos años después del primer escrito».

Sin embargo, lo más preocupante, en opinión de la plataforma, es que el Ayuntamiento tampoco ha dado la información que le fue requerida por el Defensor del Pueblo, a pesar de la tardanza en responder.

En su opinión, «más que facilitar información, pone de manifiesto la dejadez e incompetencia de los gobernantes para resolver los problemas de contaminación que sufre el municipio desde hace décadas».

Según el Defensor del Pueblo, «el Ayuntamiento no ha proporcionado información específica sobre medidas para impedir nuevos depósitos irregulares de residuos en las inmediaciones del arroyo, ya que el único dato recibido al respecto son dos fotografías de un cartel informativo instalado junto a un puente para intentar disuadir a los presuntos responsables de cometer una infracción por incumplir la normativa sobre residuos».

Insalubre

El alto comisionado de la Cortes Generales manifiesta que «ha tenido conocimiento por diferentes medios de comunicación que en el año 2018 la situación del arroyo de las Picadas ha vuelto a ser insalubre por presuntos vertidos irregulares, que han generado malos olores y proliferación de plagas».

Por ello, considera necesario que «siga actuando en la zona afectada y sus servicios técnicos emitan un informe sobre el estado del citado arroyo y el origen de los presuntos vertidos, así como las medidas previstas para evitarlos».

Asimismo, el Defensor del Pueblo pide saber si se ha aprobado un plan municipal periódico de inspección del arroyo o en otros puntos conflictivos para evitar vertidos irregulares, las actuaciones acometidas para evitar esos vertidos y las medidas previstas para solucionar los depósitos irregulares al cauce. Desde la Plataforma recuerdan al gobierno de José García Lobato su obligación legal de dar información.

 

Fotos

Vídeos