Carmen Antolín denuncia que un cuadro que cedió desaparece del Consistorio de Almendralejo

Cuadro desaparecido. / G. C.
Cuadro desaparecido. / G. C.

Exige al equipo de gobierno que le dé el documento de donación y lamenta que le digan ahora que ha sido robado

GLORIA CASARES

Una nieta del pintor Manuel Antolín Romero de Tejada, Carmen Antolín, ha denunciado que el cuadro que donó al Ayuntamiento de Almendralejo el 7 de septiembre de 2016 ha desaparecido de las instalaciones municipales.

El cuadro es una réplica del titulado 'Violetas' que su abuelo pintó en 1932, con técnica pastel y de 41x33 centímetros.

El equipo de gobierno no le entregó en ese momento el documento oficial de donación, pero ahora se niega a formalizar esa cesión porque el cuadro, alegan, ha sido robado del Centro Cultural San Antonio.

Carmen Antolín ha querido hacer pública su indignación, en declaraciones a HOY, y exige el certificado de donación «porque en el Ayuntamiento se tiene que saber que el cuadro ha desaparecido».

Esta maestra de profesión y aficionada a la pintura, afincada en Madrid, cree que su cuadro «está en alguna casa», pero lo que le duele es que el equipo de gobierno haya estado «dos años y medio jugando» con ella. «Ahora dicen que han denunciado a la Policía Nacional el robo, después de casi tres años. Me gustaría saber la fecha de la denuncia», apunta.

Carmen entregó su cuadro a la que sigue siendo concejala de Cultura, Dolores Lázaro. «Como yo pinto, me apetecía que el cuadro estuviera allí e incluso pensé en hacer otras réplicas y entregarlas también», explica.

Carmen fue invitada a entregar el premio de un concurso de pintura del Ayuntamiento, que ese año, y tras muchas ediciones, cambió el nombre por el de su abuelo.

Varias reclamaciones

Tras la invitación, en enero de 2018, reclamó otra vez un documento de donación, pero la concejala no le contestó al Whatsapp. Lo volvió a reclamar un mes después y tampoco y no es hasta el día siguiente cuando le dijo que el cuadro había desaparecido junto a otros, que lo llevaban buscando hace tiempo y que no sabía si lo habían llevado a otras dependencias o estaba en algún despacho, pero no mencionó que hubieran denunciado el robo.

En septiembre de 2018 y ante una nueva reclamación, la concejala le contestó que en ese momento no sabía qué decirle del cuadro y reconoció, cuenta Carmen, «que es una vergüenza lo que ha sucedido». Pero un año después, Carmen sigue a la espera de que alguien se responsabilice de la pérdida de su cuadro y, sobre todo, de que quede constancia oficial de su entrega y su posterior desaparición.