La asociación Recal de Almendralejo dio el pasado año en adopción 351 animales

Esta gata fue rescatada y curada por Recal tras recibir maltrato. :: g. c./
Esta gata fue rescatada y curada por Recal tras recibir maltrato. :: g. c.

271 de ellos son perros y dos terceras partes de los adoptados se han marchado a otros países de Europa

GLORIA CASARES

La asociación Refugio Canino de Almendralejo (Recal) consiguió dar en adopción durante el pasado año a 351 animales. De ellos, han sido 271 los perros adoptados y el resto, gatos. Precisamente ese incremento en el número de gatos adoptados es lo que ha destacado la presidenta de Recal, Magdalena Sanguino, en declaraciones a HOY, en la que ha expresado su satisfacción por el cambio de tendencia en cuanto a los felinos en los hogares extremeños. Aún así, sólo una tercera parte de las adopciones de animales que se llevan a cabo se producen en la región, ya que dos terceras partes de estos animales son adoptados en otros países de Europa. En concreto, en el caso de los gatos, sólo se adoptan en Alemania.

Desde hace décadas, Recal mantiene una estrecha colaboración con numerosas asociaciones europeas de animales, que facilitan que muchos de los animales abandonados en Almendralejo tengan una segunda oportunidad gracias a las adopciones internacionales. Ello obliga a que el traslado de animales a otros países sea continuo, pero resulta una práctica muy valiosa para dar salida a muchos animales.

La labor que realiza Recal no sólo es el facilitar la adopción de animales, sino también su rescate, ya que el año pasado se recuperaron 74 perros que se habían sido perdido y que fueron devueltos a sus dueños. Sanguino también ha destacado este hecho, ya que se ha incrementado mucho esa cifra de recuperaciones.

Todos los animales que son adoptados salen de las instalaciones de la perrera municipal que ellos gestionan esterilizados. «De esta forma, tenemos más controlados a los animales y si se escapa alguno, en poco tiempo se localiza a los dueños». Además, se logra la multiplicación de crías que muchas veces terminan abandonadas.

Desde Recal hacen una «valoración muy positiva» del año que ha terminado, aunque siguen a la espera de que el Ayuntamiento construya la gatera en las instalaciones de la perrera, a la que se comprometieron hace tiempo.