«Aquí nadie nos hace caso», lamentan en el barrio almendralejense de San José