La Policía desaloja a 50 rumanos, dos de ellos menores, de dos naves realquiladas

Una de las naves realquiladas al grupo de ciudadanos rumanos. /
Una de las naves realquiladas al grupo de ciudadanos rumanos.

Una de ellas se encuentra en el polígono industrial San Marcos y la otra en un descampado, frente a la plaza de toros

GLORIA CASARES

La Policía Local de Almendralejo ha desalojado este miércoles dos asentamientos ilegales en dos naves industriales, en las que se alojaban unas cincuenta personas de nacionalidad rumana, entre los que se encontraban dos menores de corta edad.

Las naves, ubicadas en el polígono industrial San Marcos de la ciudad, son propiedad de un vecino de Alange, y las había alquilado a un ciudadano de nacionalidad ucraniana.

Según informa la Policía, el arrendatario, "incumpliendo el contrato de alquiler" y "de forma clandestina", había estado utilizando estas naves para albergar a este grupo de rumanos.

Las naves carecían de cédula de habitabilidad y "sin las mínimas condiciones higienico-sanitarias", ya que carecían de electricidad, agua o aseos.

En el exterior del recinto industrial, también de propiedad privada, los ciudadanos rumanos tenían estacionados varios furgones, lo que había sido denunciado por otros propietarios de las naves anexas del polígono.

El propietario de las naves se ha sometido a las diligencias admonitorias, "al comprobarse que desconocía el uso" que se le estaban dando a sus dos naves y en todo momento ha colaborado con los agentes, solicitando que las naves fueran desalojadas.

Una vez vacías, el propietario ha cambiado la cerradura de la puerta de acceso a las mismas.

Por su parte, al ciudadano rumano se le ha abierto expediente sancionador, "sin perjuicio de otras acciones que pudieran emprenderse contra el mismo".

Hoy la Policía Local ha desalojado otro asentamiento ilegal en un descampado, frente a la plaza de toros, en el que se encontraban unas 30 personas, también de nacionalidad rumana.

Estaban alojados en seis tiendas de campaña y ocho vehículos, y entre ellos no había menores.