Las últimas lluvias mejoran las perspectivas de la campaña del cereal

Campos anegados. :: hoy/
Campos anegados. :: hoy

Desde Asaja apuntan que si las lluvias continúan en los próximos días,el rendimiento podrá calificarse de «normal»

EFE BADAJOZ.

La organización agraria Asaja Extremadura prevé que la producción de cereal este año en la región esté en un nivel normal después de que las lluvias registradas en los últimos días haya servido para mejorar las perspectivas poco halagüeñas de semanas atrás.

El presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, ha afirmado que las precipitaciones de los últimos días han sido «fundamentales» para este cultivo, pues ha servido para aliviar su situación.

Según ha manifestado, si las lluvias continúan en los próximos días en niveles normales el cereal habrá solventado las negras perspectivas del pasado invierno y se obtendrán unos rendimientos en torno a los 3.500 kilos por hectárea, por lo que se podría hablar de una campaña «normal».

Angel García Blanco ha indicado que estas lluvias permiten alargar la campaña ante las perspectivas que apuntaban a una temporada corta si la sequía del pasado invierno se hubiera mantenido durante la primavera.

En este sentido, ha recordado que la principal incidencia de la sequía invernal se ha producido en aquellas siembras más tempranas.

La campaña del cereal logró unos datos de producción positivos en la comunidad el pasado año gracias a las lluvias registradas durante la primavera de 2018, cambiándose la tendencia de ejercicios anteriores de producciones más baja de lo normal a causa de condiciones meteorológicas adversas.

A este respecto, el máximo responsable de Asaja Extremadura espera que la situación se desarrolle durante las próximas semanas en condiciones normales para alcanzar así unos niveles de producción óptimos.

De igual forma que en el caso del cereal, la ganadería también ha encontrado en las lluvias de los últimos días una tabla de salvación en lo relativo a los pastos, aunque Ángel García Blanco ha afirmado que las precipitaciones aún no han servido para llenar las charcas.