La superficie de higueras crece 700 hectáreas en un año gracias al riego