Más de 200 productores protestan en Jaraíz por los precios del Pimentón de la Vera

Carteles de protesta durante la concentración de agricultores en Jaraíz de la Vera/UPA
Carteles de protesta durante la concentración de agricultores en Jaraíz de la Vera / UPA

EFE

Más de 200 agricultores de la región han participado en una concentración, ante la sede de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Pimentón de la Vera para reclamar a las industrias un aumento del precio del pimentón ya que aseguran que les están «ahogando».

Convocado por UPA-UCE y Asaja Extremadura, los productores se han concentrado este mediodía a las puertas de la sede en Jaraíz de la Vera, hasta donde han llegado varios tractores que lucían un cartel en el que podía leerse 'Precios justos ya'.

Los productores extremeños han lamentado la difícil situación por la que atraviesan debido a que cultivan una especia con denominación de origen y de una calidad extraordinaria, con gran demanda en el mercado pero con precios congelados desde hace treinta años.

Pedro Gordo lleva veinte años como productor de pimiento para pimentón y ha asegurado que los cultivadores están pasando por una fase de gastos que no pueden soportar con los precios que les marcan las industrias.

En declaraciones a los periodistas, Gordo ha lamentado que los industriales no reconozcan la subida de gastos que los agricultores tienen que soportar desde hace años.

«Nos están ahogando y así es imposible seguir cultivando pimiento de la forma tradicional, que genera mucha mano de obra para la zona, y nos vamos a ver en la obligación de tener que abandonar el cultivo por la poca colaboración que tenemos de la industria«, ha aseverado.

Pedro Gordo ha advertido que si la situación continúa así «se van a cargar la Denominación de Origen, que se creó para que fuera un escaparate mundial, por no colaborar con nosotros ni negociar el precio base«.

Los agricultores aseguran que necesitan que se les pague, como mínimo, a 3,57 euros el kilo de pimentón para que puedan cubrir los costes de producción.

Por su parte, el responsable de Agricultura de UPA-UCE Extremadura, José Cruz, ha apuntado que este año los industriales han ofrecido a los agricultores de pimentón un precio de tres euros, mientras que en 2017 se situaba en 3,24 y en 1989 se pagaban 3,18 euros.

Así, ha defendido la necesidad de que los industriales acepten «de una vez por todas» una subida del precio del pimentón para que éste recoja el aumento de los costes que asumen los agricultores y la alta calidad de sus producciones.

«La gente está cabreada, indignada, machacada y pisoteada, de ahí que la siguiente medida será aguantar, reivindicar y pelear para que se dé un precio digno a los productores de pimentón y no es por capricho sino porque hay margen para ello«, ha dicho.

De igual forma, el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García, ha denunciado la pérdida de agricultores en el sector en los últimos años y la disminución de la superficie de cultivo, que se ha reducido a casi la mitad, de 2.450 hectáreas en 2017 a las 1.280 de 2018.

En este sentido ha afirmado que «o se actúa conjuntamente por parte de la Junta de Extremadura, los agricultores y los industriales o el cultivo emblemático de La Vera desaparece».

«Seguimos tendiendo la mano una vez más al sector industrial. Hay cinco que quieren y aceptan la subida de precios pero otras doce quieren seguir atracando el bolsillo de los agricultores«, ha criticado.

De igual forma, ha señalado que desde Asaja y UPA-UCE se ha propuesto a todos agricultores que reduzcan la superficie de siembra de pimentón un 50% si no se llega a un acuerdo con las industrias.

Tras la concentración, los representantes de las organizaciones agrarias convocantes se han reunido con el presidente de la D.O, Bonifacio Sánchez, quien se ha comprometido a trasladar estas reivindicaciones al conjunto de los industriales.