Problemas para los productores de caprino

La lucha por el poder en Uniproca, la principal cooperativa de cabras del país, hace peligrar el negocio de unos 120 ganaderos extremeños

Cabras en una explotación ganadera situada en Guadalupe, que vende leche a Uniproca./L. Cordero
Cabras en una explotación ganadera situada en Guadalupe, que vende leche a Uniproca. / L. Cordero
Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El conflicto estalla en la principal cooperativa caprina de España. Fundada por un extremeño y con un tercio de sus aproximadamente 400 socios procedentes de nuestra región, Uniproca (Unión de Productores de Caprino) afronta desde hace unos meses una batalla interna que, indirectamente, golpea a un sector ganadero atomizado, con explotaciones pequeñas y medianas y cada vez más en manos de la industria. Para el próximo miércoles 10 está prevista una asamblea. Unos 80 ganaderos han firmado para debatir la propuesta de cese del presidente y de su consejo rector. La realidad es que ese punto no se ha incluido en el orden del día.

En Uniproca, con domicilio social y sus principales instalaciones en Talavera de la Reina (Toledo), están ahora unos 120 ganaderos extremeños de caprino, básicamente de La Vera, el Jerte y Las Villuercas. Son unos cien menos que hace dos años, cuando la cooperativa inició un periodo de expansión que le ha llevado a comercializar leche en polvo a China o a Corea y proyectar un gran centro de recogida de leche en Plasencia.

«Nadie quiere una guerra. Lo único que queremos como ganaderos es que Uniproca siga adelante, seguir trabajando y ganándonos la vida. Fui uno de los que participó en su fundación y siento como nadie lo que está pasando. Hay un claro problema de gestión y de democracia interna que nos está llevando al desastre», señala Julián Tena, ganadero de Guadalupe. En su explotación de Las Villuercas tiene unas 350 cabras.

«No hay un problema de gestión, solo un complot para hacerse con el control» José Manuel Sanz, Presidente de Uniproca

«Se van socios, falta información y los precios son bajos. No podemos seguir así». Julián Tena, ganadero de Guadalupe

Es uno de los cuatro miembros del consejo rector de Uniproca que ha sido expedientado y expulsado del consejo a iniciativa de José Manuel Sanz Timón, natural de Valverde de la Vera, fundador y presidente ejecutivo de la cooperativa. Esa expulsión ha sido llevada a los juzgados de Toledo. La demanda es el 13 de mayo. A su vez, Sanz Timón anuncia una querella contra los críticos por lo que denomina difamaciones.

Falta de información

«Lo de la crítica interna es simplemente un complot para mover la silla. Para que se pongan otros. No es una cuestión de mala gestión. Lo que quieren es acabar con la cooperativa y se quede con ella una empresa», replica Sanz Timón.

«Llevo casi diez años aquí y conozco bien a Manolo (Sanz). Está enemistado con una buena parte de los socios porque quiere seguir controlando la cooperativa, pagar precios por debajo de lo que deberíamos recibir y no ofrecer información contable. Por eso queremos plantear en la próxima asamblea que se someta a consideración de los socios su continuidad, algo que quisimos en otra asamblea y no nos dejó porque no quiso directamente», explica el ganadero de Guadalupe.

Para conseguir que se debata la continuidad o el cese de Sanz en esa asamblea del día 10 se han presentado 80 firmas, el mínimo legal, dice Tena, para poder introducirse el asunto en el orden del día. Pero no se ha incluido ese punto. Los críticos con la dirección de Uniproca enfatizan que la cooperativa ha perdido más de cien socios en los últimos dos años (Sanz dice que se han ido 18 y por jubilación) y que desde entonces también se está produciendo un descenso continuado en el volumen de litros de leche recogida. Así, si en 2017 Uniproca gestionó 31,6 millones de litros, en 2018 fueron 27 y las previsiones apuntan a que no se pasarán de los 22 millones en este año.

«Es cierto que en el conjunto de España se está sufriendo una reducción de litros pero la caída de Uniproca es mucho mayor y eso es por falta de una buena gestión», indica Tena. «Nos estamos jugando mucho los ganaderos de caprino no solo de Extremadura sino de toda España. Si Uniproca se va a pique, lo pasaremos todos peor de lo que ya lo estamos pasando». Otro asunto polémico es el precio que reciben los ganaderos. Está por debajo, subrayan, de los precios medios que se pagan en España.

«No soy el culpable de que las cabras produzcan menos leche porque la primavera haya sido un desastre o porque los ganaderos no las alimenten todo bien que deben. Y es mentira que tengamos una caída mucho más grande que la media nacional, que es de un 18%. No hay justificación a lo de la mala gestión. Una serie de socios, que no son la mayoría, y que están haciendo un gran daño a la credibilidad de Uniproca con este jaleo», remata el presidente.

Sanz Timón defiende que Uniproca ha abierto mercados en Asia, ha puesto en marcha una fábrica en talavera la Real que cuenta con una capacidad de almacenamiento para más de 200.000 litros para combinar entre leche cruda y leche tratada térmicamente (termizada o pasteurizada) que podrá ser expedida a otros clientes o procesada en la propia fábrica. «Todo eso no se hace de la nada. Lo que más daño está haciendo a la cooperativa no es lo que estoy haciendo sino el complot que tienen organizado unos pocos», finaliza el presidente de la sociedad.