«El problema es la comercialización del vino»

José Antonio Burgos, en plena vendimia. :: JSP/
José Antonio Burgos, en plena vendimia. :: JSP

Este trujillano se ha ido metiendo y conociendo poco a poco el difícil y competitivo mundo de la vitivinicultura José Antonio Burgos Productor vitivinícola

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Trujillo. Son las ocho de la tarde y todavía no ha terminado la jornada laboral. Le quedan varias horas para poder tomarse un descanso. Se trata del trujillano, José Antonio Burgos, que está en plena campaña de vendimia. Es el responsable de 'Bodegas y Viñedos Rosalejo', una entidad familia, que con esfuerzo y entusiasmo, obtiene su producto estrella 'Líber 381'.

-¿Cómo comenzó con el vino?

-Empecé hace ya 35 años. Mi suegro tenía unas viñas en Madroñera y siempre vendían la uva. Como soy una persona inquieta, comenzamos a hacer vino de esa uva. Al principio, tuvimos que tirar mucho porque no salía como nosotros queríamos. Después de probar un año y otro, dimos con la 'fórmula'. En este mundo, a los que podía preguntar y creían que sabían algo, me daba cuenta de que tenían menos conocimiento que yo. También existían las personas que no sabían, pero que creían que sabían algo y no te lo decían. Al final, poco a poco fuimos aprendiendo, viendo e informándonos, hasta conseguir un buen vino.

«Cultivamos sin agentes químicos ni utilizamos ningún elemento químico en la producción del vino»

«Yo pienso que hace falta más cultura para conocer y apreciar esos productos de calidad»

-¿Cómo fue ese salto a convertirse en una actividad profesional?

-Siempre tenía en mente montar un negocio de este tipo. Por tanto, compramos cinco hectáreas de viñedo. Se trata de una empresa familiar. Todo los trabajamos nosotros. El problema con el que nos encontramos es la comercialización del vino, porque hay mucho y de buena calidad. Debemos tender a superar esa competencia.

-¿Necesita mucho trabajo esa tierra del viñedo?

-Se necesita mucha constancia. Es importante tener tranquilidad en el negocio y llevarlo lo mejor posible. Tienes mucha libertad, aunque hay que estar pendiente. Nuestra viña es ecológica. No aramos la tierra. Si lo hiciéramos, como la zona está algo inclinada, la lluvia intensa se llevaría esa masa superficial. Lo único que hacemos es segar la hierba y lo que sale, se queda de compost. Es importante también la poda.

-Ahora es época de vendimia.

Comenzamos el miércoles, porque el campo viene descompensado. Se veía que en un mismo gajo había uvas verdes. Eso es una prueba del tiempo que ha venido. Es como si tuviera un nuevo brote. Lo peor es que en la vendimia hay que echar muchas horas. Comenzamos por la mañana temprano a trabajar y terminamos ya bien adentrada la noche. Así estaremos seis o siete días. Es duro pero si se hace con cariño, con gusto, no pasa nada. Hay que tener en cuenta que, de la viña, si se hace una buena labor, se puede conseguir el vino deseado. Trabajamos dos variedades de uva, cabernet sauvignon y syrah.

-¿Qué producción de vino tienen?

-Tenemos una producción de unas 15.000 a 20.000 botellas. Hemos conseguido exportar a Japón. Es importante resaltar que obtenemos un vino ecológico. Cultivamos sin agentes químicos y no utilizamos ningún elemento químico en la producción del vino. A partir de ahí, vamos a intentar introducirnos en mercados ecológicos. Son productos que se aprecian mucho en otros países, como Inglaterra, Suiza y Alemania y vamos a intentar exportar a esos mercados.

-¿Se hace un esfuerzo especial por esa apuesta por lo ecológico?

-Realmente es lo mismo. Lo único que hacemos es no utilizar elementos químicos. Tenemos que llevar un seguimiento, una trazabilidad y unas revisiones para sacar ese producto. Utilizamos estiércol natural. Cuando hay verde, contamos con ovejas que se comen la hierba y estercolan esa tierra. El objetivo es conseguir el producto deseado y creo que merece la pena.

-¿Cuál es proyecto de futuro?

-Se trata de mantenernos y comercializar mejor el producto. El futuro es complicado, porque hay mucha competencia. Además, no siempre se aprecia la calidad. Yo pienso que hace falta más cultura para conocer y apreciar esos productos de calidad.

 

Fotos

Vídeos