Portugal restringe el agua para nuevos cultivos superintensivos en la zona del Alqueva

Aguas del embalse de Alqueva/hoy
Aguas del embalse de Alqueva / hoy

La Empresa de Desarrollo e Infraestructuras del embalse luso no dará agua para nuevas plantaciones de alto rendimiento como el olivar, almendro, viña y árboles frutales

REDACCIÓN

«Uso abusivo de recursos hídricos y sin la debida autorización». Con estas palabras ha cerrado el grifo del agua la Empresa de Desarrollo e Infraestructuras de Alqueva (EDIA) para los plantaciones de alto rendimiento que estaban implantándose en la zona del embalse luso.

El diario portugués Público se ha hecho eco de las nuevas restricciones de agua en la zona de cultivo del que se benefician cerca de siete mil agricultores, entre ellos extremeños.

Según el periódico luso, las restricciones comenzaron en febrero con la notificación a todos los agricultores que tienen sus explotaciones fuera de los bloques de riego ya en marcha de que sólo se aceptarán las propuestas para la «instalación de cultivos anuales», es decir melón, trigo, frijoles y patatas. Por lo tanto, quedan fuera y no darán agua a los nuevos cultivos de alto rendimiento como el olivar, almendro, viña y árboles frutales.

La medida se ha tomado, según alega la empresa gestora del agua, para salvaguardar el recurso hídrico en el futuro ante el crecimiento sin control de esas plantaciones. El pantano de Alqueva riega unas 120.000 hectáreas y fuera de esa zona deberá previamente «obtener autorización de la EDIA».

Extremadura

La información del diario portugés también pone la lupa sobre el problema de los cultivos intensivos, fertilizantes y las precipitaciones.

El presidente del Consejo Nacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible (CNADS), Filipe Duarte Santos, advierte que el actual modelo de los cultivos intensivos en las cuencas del Guadalquivir y el Guadiana, tanto en Portugal como en España, trae consigo un problema de salinización del suelo. Duarte Santos señala que en Extremadura «hay una gran actividad agrícola que carga para el Alqueva muchos fertilizantes y los suelos dejarán, en el futuro, de tener la producción de ahora».

El investigador, especialista en cambio climático, aboga por una «mayor coordinación» entre España y Portugal sobre el agua y señala que es importante determinar en qué medida la agricultura que «estamos teniendo es compatible con la precipitación que tenemos». Duarte Santos aboga por adaptar los cultivos a un clima que «es no sólo más caliente, sino también más seco», subraya el presidente del CNADS.