«Podemos tener siempre agua de forma automática»

David Lázaro. :: HOY/
David Lázaro. :: HOY

La experiencia de este trujillano le ha hecho crear instalaciones fotovoltaicas cada vez más eficientes para explotaciones

JAVIER SÁNCHEZ

Ingeniero Técnico Industrial, el trujillano David Lázaro cuenta también con el grado de Ingeniería Eléctrica, especializado Energías Renovables. Trabaja cada vez más en instalaciones fotovoltaicas para el mundo del campo, lo que hace que las explotaciones sean más eficientes y rentables.

-¿Cómo se especializa en renovables para el sector agroganadero?

-Es cierto que, como tal, no ha una titulación regulada, aunque en la carrera me especialicé en las renovables. A partir de ahí, el 80 por ciento se saca de la experiencia, haciendo muchos proyectos. En todos estos años, uno de se da cuenta y descubre los trucos para que las instalaciones sean lo más eficientes posible. Todo ello se une a un estudio permanente.

«En determinados terrenos, puede ser más barato hacer una instalación fotovoltaica que llevar la red eléctrica» «Debido a la bajada de precios y a la sequía, se está demandando mucho para los bombeos solares»

-¿Cómo se puede aplicar?

-De forma genérica, podemos decir que tenemos dos tipos de instalaciones. Una de ellas son las explotaciones completas que están aisladas de la red eléctrica. En estos casos, el suministro llega a partir de las renovables. Hoy en día, el cien por cien se hace a través de la fotovoltaica, por la reducción de precios que ha habido y porque en Extremadura lo que tenemos es sol. A partir de ahí, se pueden atender todo tipo de servicios que estén en el campo, desde una vivienda a comederos o bombeos eléctricos. Por otro lado, están las explotaciones de cierto tamaño donde hay suministro eléctrico con líneas de alta tensión. El consumo es elevado y, por tanto, se le añade la fotovoltaica para reducir esa facturación.

-¿Por qué cree que se apuesta por esas energías renovables?

-Una de las principales razones es la económica. Luego también está la concienciación ambiental. En determinados terrenos, puede ser más barato hacer una instalación fotovoltaica que llevar la red eléctrica, sin contar con el impacto ambiental. En otros casos, aunque la inversión sea mayor, el coste luego se reduce a cero. Tenemos explotaciones en las que no tenían red eléctrica y funcionaban con grupos electrógenos con gasoil. Les pusimos una instalación híbrida con fotovoltaica. Salvo horas pico que los grupos electrógenos están en marcha, el resto del día se tira con la fotovoltaica. Supone una amortización muy grande y, por tanto, un gran ahorro.

-¿Para qué se suele aplicar?

-Antes se hacían cosas más pequeñitas. Ahora, con el avance tecnológico, se puede hacer ilimitadas iniciativas vinculadas con la fotovoltaica para cualquier necesidad que tenga el campo.

-¿Qué es lo más demandado?

-Hay muchos usos. Está la captación y distribución de agua y distribución de comida. También está la iluminación de determinadas dependencias. En explotaciones completas, se da importancia al abastecimiento eléctrico de una vivienda. Debido a la bajada de precios y a la sequía, se está demandando mucho para los bombeos solares. Eso quiere decir que, en cualquier punto donde se haga una perforación, con una bomba de tecnología solar y paneles solares, tenemos agua sin necesidad de cableado eléctrico, ni red, ni un grupo. Ese abastecimiento es automático. Mediante una boya y un depósito, podemos tener siempre agua de forma automática. En la actualidad, está habiendo una reconversión, quitando pozos que funcionaban con grupos electrógenos y pasándose a los de energía fotovoltaica. De este modo, se gana en tiempo y se evitan que se roben los aparatos. Asimismo, se tiene la seguridad de que siempre hay agua.

-La inversión es mayor.

-Si se comparará con una bomba tradicional y un grupo electrógeno, la inversión es algo mayor. No obstante, en algunos casos, en un año o menos queda amortizado con el ahorro de gasolina o gasoil y con las horas que hay que estar pendiente. Hasta hace unos años, los pozos eran la mitad eléctrico convencionales y la mitad solares. Ahora, en este verano, solo tenemos solares.