Extremadura prevé recoger 80.000 toneladas de aceituna

La región ha iniciado con retraso la campaña de la aceituna de mesa

Alfonso Paiva carga un esportón con aceitunas recogidas en la parcela de su hijo para llevarlas al remolque. Se trata de un terreno de olivar y viñedo en Torremejía. / BRÍGIDO
Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Con retraso, con menos cantidad y de una excelente calidad. La campaña de aceituna de mesa o aderezo arrancó de forma general esta semana en Extremadura, dos o tres de semanas más tarde de lo habitual, aunque todavía algunos oleicultores apuran a que las primeras lluvias otoñales se presenten para que las aceitunas sean verdeables, esto, aptas para ser aderezadas. Las que no lo sean, aún difícil determinar, se recogerán entre noviembre y diciembre con destino a las almazaras.

«Se observa una menor producción que otras campañas pero hay mejores calibres. Otra cuestión es el volumen de kilos que se decida llevar a verdeo por el encarecimiento del coste en la recogida. Si los precios no fueran lo suficientemente atractivos para el agricultor no irán a aderezo. En otros casos no es solo cuestión de precios. Se trata de que las aceitunas se puedan verdear en función de su tamaño, de su calidad... Si no puede ir para aderezo irán para aceite», explica Manuel Zambrano, responsable de la sección de aceituna de aderezo del grupo cooperativo Viñaoliva.

«No se puede esperar más a cogerlas. Es el momento», relata a HOY Fabián Paiva, de 41 años. Esta semana ha empezado el verdeo en su parcela de 8 hectáreas (de las que 5 son de viñedo) en el término de Torremejía, entre Mérida y Almendralejo. «Hay pocas pero muy buenas. Pero eso no parece servir para que recibamos un buen precio. Nos van a pagar seguramente entre un 10 y un 15% menos respecto a la campaña pasada», agrega visiblemente molesto. «Es algo inexplicable y más con los costes que tiene coger la aceituna de mesa. Dicen que la culpa en parte es por los aranceles de Donald Trump y también porque hay stock del año pasado», recalca el agricultor, con toda su parcela con riego.

«El olivo (la mayoría es de secano) quedó seco la campaña pasada. Dio bastantes aceitunas pero su calibre no era el mejor porque no llovió cuando tuvo que hacerlo. En el inicio de esta campaña no nota las lluvias intensas hasta mediados de este año por la vecería (tras un año de abundante cosecha se sucede otro en el que es pequeña)», apostilla Zambrano, integrante también de la Sectorial de aderezo de Cooperativas Agro-alimentarias.

Un poco de agua

En esa misma línea se pronuncia Bienvenido Iglesias, miembro de la cooperativa La Pilarica de Caminomorisco, en la comarca de Las Hurdes. «El verdeo no viene muy abundante pero lo que viene es muy bueno. También viene retrasada la aceituna pero eso no es malo del todo si se llega lluvia que la mejore en los próximos quince días. Otro asunto es el precio. Los del año pasado no nos podemos quejar», sostiene.

«El año pasado, como vino la campaña antes y no llovió en septiembre, mucha no sirvió para mesa», explica este oleicultor hurdano, que recoge aceituna de la variedad cacereña, típica de la zona centro y norte de la provincia. La cacereña supone una buena parte del total de la aceituna de mesa de Extremadura.

Las estimaciones realizadas por Cooperativas Agro-alimentarias sitúan la producción estimada en la región en unas 80.000 toneladas. Se trata de una cifra por debajo de la media de las últimas campañas.

Las previsiones por las dos variedades principales de aceituna de mesa en Extremadura indican que la manzanilla (provincia de Badajoz) puede generar una cosecha de unas 30.000 y la aceituna cacereña de 25.000 toneladas, en ambos casos con también un descenso sobre producciones anteriores.

Para el conjunto de España se prevén alrededor de los 500.000 toneladas, pronostica Asaja Sevilla, aunque la Interprofesional de la Aceituna de Mesa es más optimista y eleva esa cantidad a cerca de las 600.000.

Hay que recordar que el 60% de toda la aceituna de mesa que se procesa en España se recolecta en la provincia de Sevilla, de la que se obtienen más de 250.000 toneladas de aderezo.

«El verdeo tiene costes más altos que la aceituna para aceite. Necesitamos garantía de agua»

«El verdeo tiene costes más altos que la aceituna para aceite. Necesitamos garantía de agua» Fabián Paiva Agricultor

Las dos provincias extremeñas aglutinan el 14% de la superficie nacional de olivar para verdeo. Extremadura es la segunda que tiene más hectáreas de olivar para este tipo de producto de mesa por detrás de Andalucía, que copa el 84% del total nacional.

La tendencia consolidada es que cada vez se ponga más olivo para verdeo en regadío

En cuanto a producción, la estadística acorta algo esa diferencia abismal que existe en cuanto a superficie entre la vecina Andalucía y nuestro territorio.

Con datos finales de la campaña 2016/2017 Andalucía supone el 82,7% de la producción nacional. Mientras Extremadura representa el 16,16%, igualmente el segundo productor de aceituna de mesa del país.

Camino a seguir

Desde el sector extremeño se indica que la línea a seguir es apostar por la calidad, en la recogida del fruto y en proceso de elaboración para seguir teniendo acceso a los mercados porque importa más la calidad que la cantidad, se resume desde el sector olivarero regional.

España es el primer productor mundial de aceituna de mesa, con una media de casi 540.000 toneladas al año, tomando como referencia las últimas seis campañas. Representa el 24% de la producción mundial y el 70% de la UE. Tras España aparecen otros países del arco mediterráneo como Egipto y Turquía, con cerca cada uno de 400.000 toneladas de media de las seis últimas campañas.

A estos primeros números globales para poner en contexto el sector de la aceituna de mesa, Cooperativas Agro-alimentarias aporta otros que resultan significativos. Uno es que el 39% de la superficie dedicada al olivar de mesa en España se cultiva en regadío.

Se trata de un mayor porcentaje que en el caso de la aceituna de almazara. Este porcentaje es mayor cuando se analiza la superficie exclusiva de aceituna de mesa, alcanzando un valor del 46% en regadío.

Aceituna de la variedad manzanilla, la mas abundante
Aceituna de la variedad manzanilla, la mas abundante / BRÍGIDO

Este sistema permite aumentar el número de árboles por hectáreas (intensificación), con densidades de plantaciones de entre 200-600 olivos por hectárea. «Necesitamos agua. Es fundamental el regadío para el verdeo para tener ciertas garantías», subraya Fabián Paiva a HOY.

«No es que se pague mejor la de verdeo que la de almazara porque sí. Los costes de la recogida de la verdeo son sensiblemente superiores a los de aceite. Nuestra variedad manzanilla para el verdeo solo se puede coger mediante 'ordeño', es decir, a mano, con lo que los costes son mucho más elevados que la destinada a molino. A esto hay sumar la dificultad de encontrar mano de obra para la recolección», apostilla Zambrano.

La provincia de Sevilla produce el 60% de toda la aceituna de mesa nacional; Extremadura , el 16%

Constituida por 25 cooperativas base, el grupo cooperativa Viñaoliva es una cooperativa de segundo grado que elabora y comercializa el producto de 78.000 hectáreas de vid y de olivar. 8.300 familias dependen de ella. Nueve de esas cooperativas se dedican al aderezo.

El grupo cooperativo con sede en Almendralejo cuenta con 15 bodegas de vino, 9 molinos y 12 entamadoras de aceituna. En ellas la aceituna es tratada para poder ser consumida con o sin hueso. Una vez tratada es envasada en distintos formatos. Viñaoliva recolecta una media de 15 a 20 millones de kilos de aceituna para aderezo por campaña. Su capacidad máxima es de 25 millones.

 

Fotos

Vídeos