El pabellón B, protagonista de la Feria de Zafra

José Carlos Contreras, Santiago Malpica y Pedro Ramos posan en el exterior del nuevo pabellón. :: I. C./
José Carlos Contreras, Santiago Malpica y Pedro Ramos posan en el exterior del nuevo pabellón. :: I. C.

El nuevo espacio, que podría pasarse a llamar Felipe VI, albergará a 80 expositores de la industria agroganadera

IRINA CORTÉS ZAFRA.

La Feria de Zafra comienza mañana con buenas expectativas. Una idea que se repitió ayer martes en la presentación de la Feria Internacional Ganadera y 565 Tradicional de San Miguel, un acto que contó con la presencia del alcalde de Zafra y presidente de la Entidad Ferial, José Carlos Contreras; el Comisario de Ferias, Santiago Malpica y el gerente de la Entidad Ferial de Zafra, Pedro Ramos.

En la inauguración, que será mañana a las 12.00 horas en el Pabellón Central del recinto ferial, estará el Ministro de Agricultura, Luis Planas, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, los presidentes de ambas diputaciones y personas de la vida pública regional.

Todos ellos y el millón de asistentes que se espera acudan a Zafra estos días podrán recorrer a una feria que tendrá 600 expositores repartidos en las 25 hectáreas de terreno que ocupa el recinto ferial, además de ver a algunas de las más de 2.500 cabezas de ganado expuestas.

La FIG estará vigilada por unos 700 efectivos entre Guardia Civil, Policía Local, Bomberos, Cruz Roja y Protección Civil

Pedro Ramos, gerente de la Entidad Ferial, manifestó ayer que en esta edición habrá 150 cabezas de ganado vacuno más que en 2017 y algunas razas ovinas duplicarán su presencia en esta edición hasta el millar de ejemplares. En cuanto a caballos, habrá más de 150 ejemplares y se realizarán nuevos concursos en algunas razas de vacuno como la Blonde Aquitania, Berrenda y Limousin.

Otra importante novedad es la recuperación de la subasta de porcino ibérico, lo que refleja «el momento dulce por el que pasa el sector», explicó Contreras.

La exposición comercial de la feria contará con 15.000 metros cuadrados cubiertos y el hormigonado de la zona alimentaria con otros 5.000 metros cuadrados, lo que suma un total de 70.000 metros de exposición incluyendo la zona de maquinaria al aire libre.

La principal novedad es la apertura del pabellón B a expositores de cárnicas, que se llenará con unas 80 empresas de la industria agroganadera. Un pabellón que el alcalde de Zafra ha pensado llamar Felipe VI, una opción que no crearía división entre los zafrenses, ya que distintas entidades han mostrado interés porque llevara el nombre de algún zafrense ilustre. «Pensamos que el nombre del Rey daría aún más valor a nuestro pabellón a nivel nacional, sobre todo porque nos gustaría que lo inaugurara», explicó el alcalde, que también adelantó que el próximo 2 de octubre, a las 13.00 horas, se celebrará el acto de denominación del Centro de Encuentro Empresarial como de Manuel Pérez y Pérez, empresario zafrense fallecido en 2015.

Para que el nuevo pabellón pase a llamarse Felipe VI hay que pedir permiso a la Casa Real. En el caso de ser positivo, se iniciará un expediente y varios trámites que acabarán con la aprobación en Pleno. Trámites que deberían reportar ninguna sorpresa ya que el grupo socialista cuenta con mayoría en el Ayuntamiento.

Para el presidente de la Entidad Ferial y alcalde de Zafra; José Carlos Contreras esta feria puede ser una de las mejores de los últimos años. «Hemos hablado con alcaldes y responsables de ferias ya pasadas y nos dicen que la gente visita y compra más».

José Carlos Contreras afirmó que la Feria de Zafra se basa en tres pilares esenciales como son la sectorización, que este año se ha mejorado con la colocación de paneles informativos para que cualquier visitante sepa dónde quiere ir y lo qué quiere ver. La internacionalización, que progresivamente se va consiguiendo; si bien las trabas sanitarias en las fronteras y el coste del transporte continúan dificultando la llegada de animales de más allá de Portugal, y la profesionalización, que en esta edición será más activa, con más con ponencias y jornadas formativas.

Para el Comisario de Ferias, Santiago Malpica, el rasgo distintivo de esta edición a nivel fisiológico es el pabellón de cárnicas que pese a no haber concluido su segunda fase estará ya operativo para los expositores. «Es un pabellón moderno y nos va a dar muchas posibilidades, no solo en esta feria sino en futuros salones», concluyó.

La FIG estará vigilada por unos 700 efectivos entre Guardia Civil, Policía Local, Bomberos, Cruz Roja, Protección Civil, sanitarios y seguridad privada. Además, durante los principales días de la feria se trasladará a Zafra el helicóptero de la Dirección General de Tráfico y unidades suplementarias de la Guardia Civil.

 

Fotos

Vídeos