«El olivar y el almendro tienen margen para crecer»

Hugo Janeiro, ingeniero agrónomo portugués. :: e. domeque/
Hugo Janeiro, ingeniero agrónomo portugués. :: e. domeque

Propone estos cultivos como alternativa ante los problemas con otros como tomate o frutales

ESTRELLA DOMEQUE

Don Benito. Con 32 años, Hugo Janeiro es ingeniero agrónomo y director en De Prado Plantaciones, empresa que cuenta con algo más de 14.000 hectáreas en su mayoría de olivar para molino, pero también almendro y olivar para verdeo. Es portugués y ha dedicado toda su carrera a las nuevas plantaciones de alta densidad y con más de 12 años de experiencia tiene la capacidad de analizar y construir un proyecto rentable en los más diversos escenarios agrícolas.

-¿Por qué olivar y almendro?

-Son dos cultivos que están de moda y que tienen una buena rentabilidad. Tanto Extremadura como Portugal tienen unas condiciones climáticas muy buenas para este cultivo y conseguimos ser muy competitivos. En el norte de España no existe el potencial para este tipo de cultivo.

-¿Es rentable el olivar?

-Hablamos siempre de un número muy redondo que es de 2.000 litros de aceite por hectárea. Para hacerlo de forma constante y durante muchos años hay que hacerlo muy bien, pero se consigue y eso te da una rentabilidad mínima de un 15%. El olivar en seto permite obtener aceites de mayor calidad por la rápida recolección y aprovechar el punto óptimo de grasa, además permite optimizar las áreas cultivadas. En el 95% de los casos consigue obtener aceite Extra Virgen, lo que es un incremento de calidad en comparación con otros modelos de olivar. Económicamente, tiene alta rentabilidad, permite producir un kilo de aceite extra virgen por un euro. Es un cultivo muy precoz, por lo que la recuperación de la inversión es muy rápida en comparación con la zona de Andalucía, donde producir un kilo de aceite cuesta aproximadamente 1,8 euros.

-¿Y el almendro?

-Es también un cultivo que tiene una alta rentabilidad y también permite rápida recuperación. Así, conseguimos producir un kilo por debajo de dos euros, mientras el mayor productor del mundo lo produce en torno a los tres euros, eso nos permite ser muy competitivos en el mercado. Es un cultivo que ha logrado mantener un precio constante en los últimos años. Estados Unidos controla un 85% del almendro del mundo, tiene su precio muy establecido y no baja de ahí. Ellos controlan el valor del almendro y en ese sentido estamos tranquilos, porque estamos consiguiendo buenos números para meter el almendro en el mercado. Es un cultivo bastante interesante, pero aún nos queda mucho más que descubrir que en el olivar. Aunque es igual de fiable, tiene margen de mejora.

-¿Por qué está aumentando el cultivo del olivo?

-Porque otros cultivos han ido a menos. El precio cada vez más bajo del tomate, la dificultad de conseguir buenos precios en el arroz o el maíz hace que crezcan el almendro o el olivar, porque el agricultor tiene que rentabilizar sus tierras con cultivos que tienen una garantía en el mercado. Tenemos un clima que no tiene todo el mundo y eso hay que aprovecharlo.

-¿Y qué los hace interesantes para esta comarca?

-En Extremadura hay varios cultivos que están pasando por problemas y los agricultores de maíz, tomate o frutales están buscando una solución y yo propongo estos dos cultivos. El olivar es un histórico y rentable que en los últimos años ha logrado mantener los precios, aunque sea de forma cíclica. Y el almendro igualmente, está teniendo valores altos y se espera que sea así en los próximos años. Don Benito tiene buenas tierras, agua y un clima perfecto. Portugal tiene plantados un 30% en súper intensivo e intensivo, pero eso supone sólo un 3% a nivel global, por eso no hay que tener miedo a pensar que hay demasiado plantado porque representa muy poco en el global.

«Extremadura y Portugal tienen condiciones climáticas muy buenas para estos cultivos»

«El agricultor tiene que rentabilizar sus tierras con cultivos que tienen garantía en el mercado»

-¿En cuanto a la demanda?

-Hay mucho margen para crecer, porque cada vez hay más demanda. Se exporta a Estados Unidos, bastantes países europeos y también asiáticos. Por consumo, los españoles son los que más frutos secos consumen a nivel mundial, luego están los holandeses y cada vez hay más países de Europa en esta lista. Igual ocurre con el aceite de oliva. El hecho de que haya nuevos países consumiendo cada vez más, hace que se mantenga el equilibro y se abra el mercado.