La nueva Acorex se queda con 14 cooperativas a la espera de crecer

C. J. VINAGRE MÉRIDA.

Acorex se queda con 14 cooperativas tras la salida de 'San Agustín', una de sus socias fundadoras en 1985 y ubicada en la pedanía peleña de Obando. La marcha de la cooperativa obandina es uno de los cambios principales al comenzar este año del grupo que ha logrado sobrevivir a una situación crítica tras superar su concurso de acreedores. La nueva Acorex estima que, tras adelantar el pago de la deuda, ganará músculo a lo largo de este ejercicio con la más que posible inclusión de nuevas cooperativas y una mayor facturación.

Esta Acorex nada tiene que ver ahora, ni por número de socios, ni de facturación, ni de empleo generado, al que se expandió la década pasada y eclosionó en la anterior legislatura para estar al borde de la desaparición. Si la antigua llegó a facturar 245 millones y a contar con 42 cooperativas, una primera estimación del grupo habla de cerrar 2018 con unos 9 millones de ventas.

'San Agustín' se va porque no tiene intereses agrícolas con la nueva Acorex, centrada en la comercialización de los productos de su OPFH (organización de productores de frutas y hortalizas) y en el sector ganadero, vacuno y porcino fundamentalmente. Solo participaba para comprar suministros. Manuel Ortega, de la cooperativa de Obando, era hasta el año pasado el presidente del grupo Acorex. Ahora ese puesto lo ocupa Florentino Tienza.

El grupo cooperativo lo conforman ahora la cooperativa Aldea del Conde, de Talavera la Real; San Valeriano, de Guadiana; San Sebastián, de Aceituna; Rincón de Caya, de Badajoz; Nuestra Señora de Los Ángeles, de Campolugar; San Miguel, de Vivares; La Unión, de Talayuela; Unagri, de Riolobos; Acenorca, en Montehermoso; Ganaderos de Las Torres, de Valdefuentes; San Miguel, de Palomero; Agroace, de Azabal; La Pilarica, de Caminomorisco; y Virgen de Fátima, de Pedro Muñoz.