La norma de calidad y el riesgo de la peste africana, retos del ibérico

La norma de calidad y el riesgo de la peste africana, retos del ibérico

EFE

La revisión de la norma de calidad del ibérico, la internacionalización de sus productos y la vigilancia y responsabilidad de todos los agentes ante el riesgo de la peste porcina africana, cuya mínima sospecha de presencia «arruinaría» al sector, centran los retos y oportunidades de este sector.

Así se ha puesto de manifiesto este viernes durante una jornada de análisis organizada por la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (ASICI) en Mérida, en la que ha participado su presidente, Antonio Prieto, y el director general de Ganadería de la Junta de Extremadura, Antonio Cabezas, entre otras personalidades.

Este último ha instado a las Administraciones, productores y ganaderos a incrementar las medidas y las barreras sanitarias para evitar «que vuelva la peste porcina africana, pues arruinaría todo el sector».

«La aparición sólo de sospechas de la enfermedad provocaría toda una debacle del sector, pues los países cerrarían fronteras a nuestro porcino y el precio se vendría abajo... sería una auténtica ruina», ha añadido Cabezas.

De hecho, España es junto a Alemania el tercer productor del mundo de porcino, sólo por detrás de China y Estados Unidos, y en el caso de Extremadura representa el 16,20 % de toda la producción final del sector agrícola y ganadero.

Tras ser erradicada en toda Europa, salvo en Cerdeña, la peste porcina africana «ha vuelto» al Viejo Continente, con casos detectados en Rumanía y Hungría, y «ya ha llegado a la población de jabalíes en Bélgica». En este último país, «y sin que no haya muerto ningún animal doméstico, los precios del porcino ya han bajado a la mitad y eso provoca la ruina de productores», ha dicho Cabezas.

«Debemos extremar todas las medidas de vigilancia y ser responsables todos para evitar que llegue la enfermedad», ha insistido.

En relación a la norma de calidad, Prieto ha defendido la idea de reflexionar, analizar y profundizar en torno a la norma de calidad del ibérico con el fin de ver «si se puede mejorar» y definir «hacia dónde queremos ir».

Aunque dicha norma es relativamente joven y su desarrollo ha permitido una mejora generalizada en todo la cadena de producción, Prieto ha incidido en la necesidad de abordarla, «pues hay cosas que ya no se ajustan» a la nueva realidad del sector.

Para ello, es necesario un consenso amplio por parte de todos que, a fecha de hoy y en palabras de Cabezas, «no existe actualmente».

Ha detallado que la Junta de Extremadura se hizo eco de algunos planteamientos expuestos por ASICI en relación a la norma de calidad, los cuales fueron remitidos al Ministerio de Agricultura.

Sin embargo, algunas comunidades autónomas «no quieren» cambios en la norma y otras proponen modificaciones que «a nosotros no nos interesan».

«Así, sin consenso, es difícil que el Ministerio acoja una modificación de la norma», ha agregado Cabezas, quien, no obstante, ha pedido «no obsesionarse» con esta cuestión pues la norma es joven, «hay que aplicarla y reconocer los efectos positivos».

En cuanto a la internacionalización del producto, Cabezas ha dicho que la llegada de nuevos mataderos y la ampliación de los ya existentes derivará en un mayor número de sacrificios.

Este incremento permitirá avanzar en la comercialización hacia el exterior, «pensar en los mercados donde ya estamos y abrir nuevos». Asia, México y Australia son los mejores ejemplos.

En su intervención, Prieto también ha abogado por avanzar en el Sistema de Identificación, Trazabilidad y Calidad (ÍTACA) del ibérico.