«A nivel político se podría hacer más por el tabaco»

Rodríguez comprobando derivaciones en un transformador. :: E.G.R./
Rodríguez comprobando derivaciones en un transformador. :: E.G.R.

Con apenas 14 años Hugo Rodríguez comenzó a tomar contacto con el mundo del campo a través de la empresa familiar, Automatismos Talayuela, de la que más tarde se hizo cargo

E. G. R.

Desde aquellos inicios han pasado ya casi cuatro décadas, en las que este joven talayuelano ha podido constatar como ha ido cambiando la comarca en función a los cambios experimentados por un sector, principalmente basado en el cambio del cultivo del tabaco.

-¿A que se dedica su empresa?

-A la instalación y mantenimiento industrial de secaderos de tabaco, construcción de naves industriales, instalaciones de electricidad de alta y baja tensión, calderas de biomasa, placas solares, etcétera.

-¿Cuánto tiempo llevan con la empresa?

-La empresa la fundaron nuestros padres hace ya casi cuarenta años, y hace 24 años, mi primo y yo nos hicimos cargo de ella.

-¿Qué volumen del trabajo que realizan tiene que ver con el sector agropecuario?

-Pues al menos el 85% está directamente relacionado con la agricultura y la ganadería.

-En estos tiempos en los que el abandono del cultivo del tabaco está sobre la mesa... ¿cómo han evolucionado los proyectos que lleva a cabo su empresa?

-Bueno, el negocio es más o menos el mismo, pero hemos visto que tenemos que diversificar más para no depender tanto de la agricultura. Al principio éramos muchos más trabajando, pero desde hace 15 o 20 años estamos en torno a los 18 trabajadores.

-¿Por qué?

-Porque es un sector que se está acabando en la zona, cada vez está más debilitado. Antes el tabaco generaba más dinero pero ahora... todos los gastos que debe soportar el agricultor han subido, desde la electricidad y el gasoil hasta los abonos, los productos fitosanitarios,... Los profesionales del campo ahora están hasta el cuello y no invierten en instalaciones nuevas. En lugar de eso prefieren reparar lo que tienen y gastar lo mínimo, es normal que lo hagan.

«Los profesionales del campo ahora están hasta el cuello y no invierten en instalaciones nuevas»

-Pero si finalmente no hay tabaco... ¿se podría probar con otros cultivos?

-Se está probando con otros, como por ejemplo los almendros, pistachos y olivos, entre otros, pero no generan el mismo trabajo ni las mismas inversiones que el tabaco. Con el sistema de riego y poco más tienen suficiente, nada que ver con el tabaco.

-Entonces, si no hay tabaco...

-Esa es la cuestión. Mira, la multinacional Philip Morris hizo cursos para jóvenes emprendedores para tener una segunda opción en la zona, para que probaran con otras iniciativas que no tuvieran que ver con el tabaco y así generar una alternativa. Pero a la hora de la verdad no existe un cultivo alternativo para tantas hectáreas como las que tenemos.

«Se está probando con otros cultivos, pero no generan el mismo trabajo ni las mismas inversiones que el tabaco»

-¿Se podría hacer algo más para que este cultivo no acabe desapareciendo finalmente?

-Claro que se podría hacer más, al menos a nivel político, pero no se está haciendo. Si por ejemplo en esta zona tenemos una producción de 20 millones de kilos y el agricultor necesita que se lo paguen a 60 o 70 céntimos el kilo para que sea viable, o sea, que estamos hablando de un desembolso de menos de 15 millones de euros. Y eso no es nada para una administración, es un esfuerzo que podrían hacer perfectamente máxime teniendo en cuenta que se trata de mantener más de 20.000 puestos de trabajo directos y unos 50.000 indirectos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos