La mortalidad de las colmenas extremeñas baja este invierno

La mortalidad de las colmenas extremeñas baja este invierno

EFE BADAJOZ.

El índice de mortalidad de las colmenas extremeñas durante este invierno se ha situado en torno al 15%, muy por debajo de los datos de los dos años anteriores.

En declaraciones a Efe, el responsable del sector apícola de Asaja Extremadura, Paulino Marcos, señaló que estas cifras, como consecuencia de un invierno más benigno y con menos condiciones meteorológicas adversas con respecto a los últimos años, supondrán menores costes a la hora de reponer las cabañas.

El año pasado la mortalidad fue del 35% y en 2017 del 25%, cifras muy por encima de décadas anteriores debido a los cada vez inviernos más extremos.

Las cifras de este año permiten afrontar la campaña y la reposición de abejas en mejores condiciones, pues los gastos a priori para recuperar colmenas serán menores.

Sin embargo, según explicó Marcos, los productores afrontan con preocupación la escasez de lluvias durante las últimas semanas, lo que podía dar al traste con las buenas perspectivas. Si esta situación continúa durante este mes y abril, podría repercutir en la producción, advirtió. La escasez de lluvia podría hacer peligrar las campañas de polen y de miel clara, lo que haría adelantar la trashumancia de los apicultores extremeños a los territorios peninsulares donde sí haya habido precipitaciones.

La situación que experimenta el sector autonómico durante los últimos años es «difícil», recalcó Marcos, pues a los datos de producción de los últimos ejercicios, con cifras por debajo de lo habitual, se une la competencia de mieles de países extracomunitarios, mucho más baratas. Esto hace que mucha de la miel del año pasado continúe en los almacenes, con las repercusiones en las ventas y en el precio, con bajadas significativas en los últimos tiempos, precisó.