Un 'melón' con página web

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Llevo un mes consultando webs de empresas de alimentos extremeños y me estoy encontrando mucha arqueología informática, es decir, páginas y perfiles en las redes sociales que se hicieron un buen día, pero que se han dejado ahí, en barbecho, y pueden suceden dos cosas: que la empresa en cuestión haya cerrado y ya no existan esos quesos, esos embutidos o esas conservas o que no hayan actualizado sus páginas ni sus perfiles desde hace años, con lo que da una imagen deplorable. Tal y como está el mercado, es imprescindible tener una presencia actualizada, profesional y atractiva en Internet. Nadie se gasta un dineral en comprar una piara de buenos cerdos ibéricos y luego los suelta en la dehesa y que sea lo que dios quiera, hay que vigilar su alimentación, su peso, vacunarlos, en suma, tener la ganadería al día. Pues con la presencia en Internet de ese secadero de jamones, de esa quesería o de esa empresa de verduras elaboradas hay que hacer lo mismo: tenerla al día, actualizarla, modernizarla y que no transmita una imagen equivocada de la calidad de nuestros productos.

Me comentaba un empresario y amigo que así, sin actualizar, la web daba una imagen de producto artesano y yo le dije que no fuera tan melón y que si quería vender calidad artesana, diseñara páginas con mensajes artesanos. Una cosa es la dejadez y otra la artesanía. Desterremos la arqueología informática del mundo agrario y cuidemos nuestra imagen: la calidad empieza en el producto y acaba en Internet.