Mejora la eficiencia láctea, pero caen los márgenes

El aumento de la producción y una reducción de la cabaña ganadera supone una mayor eficiencia en la producción lechera. Sin embargo, el aumento de los costes, como la energía y los piensos, están reduciendo cada vez más los márgenes

JUAN QUINTANA

De acuerdo con los últimos datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) sobre entregas de leche de vaca en noviembre, en España hay un total de 13.722 ganaderos de vacuno de leche, siendo tres regiones las que cuenta con un mayor número, 7.592 en Galicia, 1.760 en Asturias y 1.194 en Cantabria.

En cuanto al precio, cayó un 0,59% en noviembre con respecto al mismo mes de 2017, lo que en origen supuso 32,3 euros por cada 100 kilos de leche. Este análisis también posicionó a Galicia como la región con un precio menor (0,319 euros/litro) y Canarias con el mayor (0,449 euros/litro). En Extremadura el precio medio alcanzó los 0,331 euros/litro. En Europa las cotizaciones también han ido a la baja, aunque por encima de la media nacional, al alcanzar los 0,358 euros/litro. Hay que recordar que entre los años 2015 y 2016 el sector atravesó una crisis de precios, tras la cual se han estabilizado y en la actualidad mantiene una tendencia sujeta a la estacionalidad habitual.

Sin embargo, el aumento de los costes de importantes inputs, como la energía y los piensos están haciendo que los márgenes se reduzcan cada vez más, sobre todo en el tercer trimestre de 2018.

En relación a la producción final y en función del volumen de entregas acumulado hasta el mes de noviembre, que alcanzó los 6,5 millones de toneladas, se estima que se puedan superar los 7 millones de toneladas en 2018. De acuerdo con la información proporcionada al sector por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en el marco de la reciente reunión de seguimiento sobre la cadena de valor del sector de vacuno de leche, este dato supone un incremento del 1,5% respecto de 2017.

Este volumen de leche ha sido producido por algo más de 840.800 animales, que conforman el censo nacional de vacas lecheras. Un número que se ha visto reducido en un 2% en 2018. Galicia es la comunidad autónoma con mayor número de animales, en concreto 328.932, seguida de Castilla y León con 96.352 vacas y Cataluña donde se localizan 82.162. En Extremadura el número de vacas lecheras asciende a 3.651.

Por tanto, un aumento de la producción y una reducción de la cabaña ganadera supone una mayor eficiencia en la producción lechera, que se ha visto acompañando de la concentración de la oferta, donde hay menos explotaciones con mayor número de animales. Todo ellos reforzado por la existencia de ocho organizaciones de productores de vacuno de leche.

Uno de los aspectos clave de la ley de la cadena para el sector es la consolidación de los contratos homologados, que de acuerdo con la información presentada por el MAPA en la reunión arriba mencionada, regulan el total de las entregas, aunque todavía solo el 60% son de más de 6 meses, un 75% cuando se realizan a través de cooperativas.

En la actualidad se está elaborando un nuevo real decreto que será publicado en las próximas semanas y que refuerza el papel de las organizaciones de productores, favorece la gestión de los contratos e incorpora la declaración obligatoria para los primeros compradores.

Frenar la caída del consumo, e incluso recuperarlo, es uno de los grande retos del sector. La buena noticia es que, de acuerdo con el último Informe de Consumo Alimentario del MAPA, la ingesta de leche se ha mantenido estable en torno a los 3.200 millones de litros, lo que supone un consumo per cápita de 7,2 litros, siendo la leche semidesnatada la más vendida. En cuanto al precio medio de venta, se ha sostenido entre los 0,55 y los 0,60 euros por litro, respetándose en general el compromiso de minimizar su venta en promoción para evitar banalizar el producto.