«Jóvenes con carrera cogen la explotación de los padres»

Pedro Hierro Rodríguez. :: g. c./
Pedro Hierro Rodríguez. :: g. c.

Este agricultor de Tierra de Barros reconoce que el campo ha cambiado mucho en estos años y «ya no se está mal» en el sector

GLORIA CASARES ALMENDRALEJO.

Pedro Hierro lleva 45 años dedicado al sector del campo en Tierra de Barros. Ahora es ya empresario y arrendatario y sabe que el trabajo es duro, pero la cosa ha cambiado tanto que muchos jóvenes se están incorporando al sector.

-¿Cómo ha cambiado el sector?

-Ahora está mucho mejor. En precios, en subvenciones, este año parece que los precios de los vinos no están bien, pero a ver si la cosa mejora y puede ser que en esta campaña que se nos presenta tengamos unos precios más aceptables.

«El relevo generacional se está consiguiendo, pero el problema es la mano de obra» «Creo que la salida de cara al futuro es mejorar la comercialización»

-La cosa varía, pero ya parece que va todo mejor.

-Pues sí, antiguamente estábamos peor. Ha cambiado la forma de trabajo, ya no es tan duro. Las subvenciones las percibimos nosotros todas, antes se las llevaban los bodegueros, y luego nos daban el precio que ellos estimaban oportuno. Las producciones también son más abundantes. El agricultor trabaja mucho, porque aquí somos productivos y para tener producción tienes que tener mucha superficie y hacer que produzca.

-Está mejor el trabajo, pero sigue siendo duro.

-El agricultor, por lo general, trabaja mucho, no tiene días , ni noches, pero a fuerza de eso tenemos un poder adquisitivo bastante bueno, aunque la calidad de vida ya no sea lo mismo, porque no se disfruta lo mismo.

-¿Cómo está el relevo generacional en Tierra de Barros?

-El relevo generacional de los agricultores más o menos se está consiguiendo, pero el problema es la mano de obra, que no tenemos obreros. Nos tenemos que valer de gente extranjera para poder recoger las cosechas. Porque especializarse para trabajar en el campo, veremos a ver. Los jóvenes que se están incorporando ahora al sector van a tener muchos problemas de mano de obra.

-¿Los españoles no quieren trabajar en el campo?

-Hay mucha gente española que no quiere trabajar en el campo, dicen que pagamos poco, pero yo no creo que sea poco. Una persona que vaya a trabajar al campo seis horas y se gana 40 euros de ocho a dos de la tarde no está mal. Y el trabajo tampoco es tan fuerte como cuando yo empecé.

-Pero sí hay más gente joven que quiere ser empresario agrícola

-Eso está pasando, gente con carreras que sus padres se han esforzado para pagársela y ellos para sacarla y ahora han cogido el trabajo y la explotación agraria de los padres. Por qué, pues porque de lo que han estudiado no hay trabajo o son trabajos precarios, que les pagan muy poco, y en el campo no se está mal, haciendo un cómputo general. Otra cosa es que sea fácil.

-¿Resulta difícil entonces?

-Fácil no es como no tengan el apoyo de padres, de algún familiar que les pueda proporcionar maquinaria, que les pueda echar una mano en avales, en indicaciones en los pasos que hay que seguir, porque es una tramitación tremenda y larga. Y ahora a esperar a que te aprueben todo y te paguen. Y lo digo por la experiencia de mi hijo, pero con asesoramiento, aunque no es fácil, se puede.

-¿Cómo ve el futuro?

-Yo creo que la salida es mejorar la comercialización. Aquí, desde hace treinta años, se ha experimentado una transformación tremenda, de infraestructuras, a nivel asociativo y bodegueros e industriales, con subvenciones tremendas. El potencial productivo lo tenemos, tenemos una calidad muy aceptable y, sobre todo, tenemos precio, lo que nos hace falta es comercializar. Lo que producimos, sacarlo de aquí medianamente bien vendido.

-¿Cómo irá la campaña?

-En uva va a ser cortita, ya se ve, estamos prácticamente en sequía. En aceituna hay mucha, ha cuajado bien. Hemos hecho un trabajo bueno para que haya calidad y, ahora, que nos llueva un poquito.