Otro insecto para luchar contra la avispilla del castaño

Imgen de un castaño afectado por el insecto. :: HOY/
Imgen de un castaño afectado por el insecto. :: HOY

El Ministerio aprobará este año que se use una nueva especie invasora para frenar la plaza procedente de China. Extremadura ha conseguido retrasar con éxito el problema

M. Á. FERNÁNDEZ

Los ministerios de Agricultura y para la Transición Ecológica han dado su visto bueno al uso de la especie 'Torymus sinensis' (una especie de avispa parásito) como medida para luchar contra el avance de la avispilla por los castañares del país. De este modo, las zonas productoras de castaña de Extremadura contarán a lo largo de este año con una herramienta para luchar contra esta especie invasora, que por el momento apenas ha llegado a la región aunque ha afectado a diversos países europeos.

«El año pasado hubo un foco puntual en Robledollano, pero seguro que aparecerán más este año», cuenta Efrén Martín, integrante de la Mesa de la Castaña de Extremadura y de la Red Estatal de la Castaña. Este ingeniero agrónomo participó el pasado 23 de abril en la reunión ministerial en la que se dio el visto bueno a la «ejecución de un programa de control biológico masivo, como único método que se ha revelado eficaz hasta la fecha para el control de este insecto», explica la Red Estatal del Castaño en un comunicado.

Esperanza

La postura ministerial, que dará la autorización definitiva en septiembre, llega tras la realización de un estudio científico que demuestra que esta nueva especie exógena no supone riesgo para otras especies del mismo género autóctonas, según narra la Red Estatal de la Castaña. Su uso estará supervisado por las autoridades responsables en materia de sanidad vegetal de cada Comunidad Autónoma y por el propio órgano ministerial.

«Estamos esperanzados. Esperemos que el sector use esta herramienta para combatir la plaga», afirma Martín quien destaca el trabajo de prevención que se ha realizado en Extremadura, donde la avispilla ha tenido poco impacto. «Gracias al trabajo de sensibilización técnica hecho con los agricultores y a la coordinación hemos retrasado mucho la entrada de focos. Porque se puede remediar si estás pendiente ahora, cuando empieza a brotar, y se retiran de forma manual las agallas», narra desde las Villuercas.

La avispilla, «un bichito exótico que vino de China por el tráfico de injertos y por la movilidad de material vegetal», en palabras de Martín, llegó a Europa en 2006, afectando principalmente a Francia y a Italia. «Esta plaga puede hacer bajar la producción un 80 por ciento, lo que provoca una pérdida económica importante, por eso hemos tenido unos años de buenos precios aquí, porque había hecho estragos en Europa», explica el experto extremeño. En España, se vieron los primeros casos en 2012, y las zonas más afectadas son Galicia y Málaga.

Los científicos llevan tres años investigando para que el remedio no cause nuevos problemas

El castaño ocupa actualmente más de 300.000 hectáreas en el país y de su conservación dependen más de 100.000 familias. El cultivo del castaño, por el tipo de clima y de suelos que necesita, es típico de zonas de montaña, territorios habitualmente deprimidos desde el punto de vista socioeconómico. En Extemadura la superficie alcanza las 4.000 hectáreas de cultivo, distribuidas en las comarcas cacereñas de las Villuercas, La Vera y el valle del Jerte, en las que el año pasado se produjeron unos cinco millones de kilos.

Martín confirma que aún es pronto para apuntar la posible producción de este año, pero adelanta que la escasez de lluvias puede afectar.

La plaga de la avispilla puede provocar la muerte del castaño y motivar su abandono y desaparición. Y, según la Red Estatal del Castaño, la pérdida de producción de castaña puede tener un impacto negativo en la economía del medio rural de España superior a los 600 millones de euros. La propagación de la plaga, además, puede ser una «catástrofe ambiental y económica ligada al medio natural más importante de los últimos tiempos», de acuerdo a la misma fuente. El bosque de castaño es uno de los ecosistemas que está declarado de interés comunitario dentro de la Directiva Hábitat de la Unión Europea, que data de 1992.

Plan de contingencia

La solución pedida por el sector para acabar con la avispilla no carece de polémica porque implica la introducción de un parásito externo, 'Torymus sinensis', también procedente de China. Por ello, el visto bueno ha estado precedido por tres años de estudios y sueltas experimentales y controladas en zonas afectadas para ver cómo afecta a la sanidad vegetal y a la biodiversidad.

La Red Estatal del Castaño (compuesta por la Proagosilga, Mesa del Castaño del Bierzo, Mesa de la Castaña de Extremadura, Coag-Plataforma Andaluza de la Castaña y la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España) continuará colaborando con el Gobierno estatal para dar apoyo técnico y conocimiento, y solicita también que los Ministerios implicados cumplan el compromiso de realizar una campaña divulgativa sobre la avispilla para los productores. Además, la Red insta a las comunidades autónomas a implicarse en control de la plaga.