El ibérico extremeño busca incrementar su presencia en China

Jamones y paletas en las bodegas de Montesano Extremadura, en Jerez, la única empresa radicada en la región autorizada para vender porcino a China. :: BRÍGIDO FERNÁNDEZ

La opción de exportar jamones con hueso y embutidos aumenta las expectativas de vender más a ese atractivo mercado

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

En Jerez de los Caballeros, en la industria Montesano, se acuerdan de la visita hace doce años de inspectores de sanidad animal del Ministerio de Agricultura de China. «Fueron muy exhaustivos, muy exigentes. Fue un duro examen que aprobamos. En realidad, lo seguimos aprobando porque las visitas continúan cada cierto tiempo para renovar la autorización para exportar porcino», recuerda Jaime García, consejero delegado y director general del grupo Montesano. De esa primitiva inspección salió el visto bueno, en julio de 2008, a la petición de poder vender en territorio chino derivados del cerdo, tanto ibérico como blanco. Hoy Montesano Extremadura sigue dentro del selecto grupo de industrias españolas que vende productos del ibérico a China, el primer país consumidor mundial de carne de cerdo. Montesano es la única empresa asentada en Extremadura que lo puede hacer.

Actualmente son 28 las empresas en España con productos autorizados para la exportación a China. Solo cinco, entre la que está Montesano, tienen permiso para exportar jamón. En la región, la empresa se nutre con fincas propias en Barcarrota, Valverde de Leganés, Monesterio y Azuaga, además de muchas más arrendadas en su mayor parte en la comarca Sierra Suroeste.

En unos meses

Esta primavera, si se cumplen las previsiones oficiales, el ibérico extremeño tendrá más facilidad para ganar cuota de mercado en la nación china porque el Gobierno de Pekín ha acordado con el español eliminar un obstáculo administrativo. Los jamones y paletas con hueso y embutidos como chorizos o salchichones también se podrán vender en territorio chino como habitualmente se comercializan en España y en el resto del mundo.

Hasta ahora, solo se podía exportar carne de cerdo siempre que fuera congelada o deshuesada y que hubiera sido curada durante un mínimo de 313 días, esto es, no un jamón ibérico. «Vender a China es complicado. Conseguir la autorización lo es más. Hay muchas empresas que quieren hacerlo y no puede. Que ahora se quite la traba que frenaba fundamentalmente al cerdo ibérico es una fantástica noticia», remata García mientras explica a HOY que las instalaciones de Montesano en Jerez suman 20.000 metros cuadrados y contemplan matadero, sala de despiece, fábrica de embutidos y secaderos de jamones.

Desde la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) se celebra la mayor apertura del mercado chino «aunque que nadie se crea que será más fácil que nuevas empresas reciban autorizaciones para exportar», expresa Francisco Javier Morato, su presidente.

«Ya exportábamos jamón ibérico deshuesado pero no es lo mismo que ahora se pueda enviar el tradicional con hueso que se consume y se comercializa en el mundo. Es una buena noticia para los productores de ibéricos y aumenta las posibilidades de venta porque una mayor internacionalización de nuestros productos es clave», finaliza.

«Los chinos tienen un poder adquisitivo brutal. Hay tantos millonarios allí como la población española», finaliza Morato a la hora de evaluar las expectativas que se abren en el sector del ibérico, que en España mueve una cifra de negocio anual de 2.000 millones de euros y supone casi el 7% de la facturación del sector cárnico español.

Desde Asici, donde se sientan industriales, ganaderos y organizaciones agrarias, se recuerda que China es el mayor mercado de productos de porcino porque consume el 50% del total de lo que se produce en el mundo. La de cerdo supone dos tercios del total del consumo de carnes en la dieta de los consumidores chinos.

«Vender allí es complicado; conseguir el permiso, más. Hay muchas empresas que quieren y no pueden» Jaime García Director comercial de Montesano

«Allí domina el cerdo blanco pero se abre un futuro muy interesante para el sector del ibérico y lo hace a través de lo que pretende el sector, la internacionalización de sus ventas», apunta Morato, dueño una conocida industria del ibérico con sede en Los Santos de Maimona.

Desde Asici se matiza que «no vamos a vivir un boom, un crecimiento muy fuerte de la cifra de negocio por el acuerdo con China pero sirve para asentarnos en el mercado asiático y seguir aumentando nuestra presencia», agrega su presidente.

Internacionalización

El conocimiento cada vez mayor a del cerdo ibérico y las diversas crisis sanitarias de la cabaña porcina china, muy diezmada por la aparición de focos de peste y lengua azul en diversos puntos, empujan ahora más que nunca a China a la necesidad de recibir porcino de otros países. En este contexto se abre una oportunidad de oro para el cerdo ibérico español.

España se ha convertido desde 2017 en el primer exportador de carne de cerdo a China, y el cuarto exportador de despojos, con 373.000 toneladas comercializadas por valor de 574 millones de euros.

Miguel Ángel León, director de exportaciones de Montesano Extremadura, confirma el auge del mercado exterior para los productos derivados del cerdo ibérico aunque, en el caso de este grupo cárnico, la clientela sigue siendo básicamente nacional y de países de la UE.

Con todo, afirma León, el 30% de la facturación de Montesano viene de la mano de la exportación a países como Japón (Montesano también fue pionero en vender ibérico allí), Corea, China y México. También vende en Malasia o Vietnam dentro del área asiática.

El 15% de las ventas al extranjero de Montesano tiene como destino China, «un mercado en constante auge y más ahora», enfatiza su director de exportaciones. Eso significa unas 15.000 unidades de productos del cerdo ibérico y también de cochino de capa blanca al año. En facturación, Montesano ingresa unos 1,2 millones cada año por sus ventas al país asiático.

BRÍGIDO

«El mercado asiático no es ya un destino ocasional de nuestros productos. Al contrario. Japón es un gran cliente desde hace años por una cultura gastronómica digamos más abierta que los chinos pero ahora los consumidores de China son los que están empezando a descubrir las cualidades de nuestro ibérico. Lo que más consumen es cabecero (plumas, presas...) y pancetas, además de chuletas de cerdo», especifica el consejero delegado de Montesano. El grupo cuenta ahora mismo con cerca de 300.000 jamones y paletas en Jerez. En El Pedroso dispone de otras 150.000 unidades.

«Estamos en un momento óptimo, en el que la demanda supera a la oferta, sobre todo en el caso del jamón de bellota. Pero no nos vamos a quedar sin jamones por el mercado chino. Todavía no supone un gran reclamo para los consumidores de ese país», admite. García concreta que los puertos de Algeciras y Valencia y los aeropuertos de Madrid y Málaga son el principal punto de salida del ibérico extremeño.

«En el ibérico no todas las industrias se manejan en el mismo escenario. Para algunas, el 80% de las ventas lo supone el mercado español; para otras ese porcentaje lo alcanzan las exportaciones», puntualiza Morato. En el caso de las exportaciones, el 80% de jamones ibéricos que salen de España van a países de UE. El resto se reparten mayoritariamente entre México, EE UU y China.

«Tener más presencia en China nos ayudaría a reducir la dependencia con el mercado nacional. Para eso hace falta una buena campaña de promoción», concluye Morato. Asici está realizando una promoción específica del cerdo ibérico en Europa (Francia, Alemania, Reino Unido y la propia España) y América (México). «Esta campaña nos abre la puerta a 430 millones de potenciales consumidores», indica.

 

Fotos

Vídeos