Los ganaderos de Ávila adelantan la trashumancia a Extremadura por los ataques de lobos

Los ataques de lobo se han multiplicado en las últimas semanas en Ávila. / JUAN ARAGONÉS / EFE/
Los ataques de lobo se han multiplicado en las últimas semanas en Ávila. / JUAN ARAGONÉS / EFE

Una nueva res muerta en la provincia abulense ha alertado a los ganaderos que consideran una «necesidad» abatir ejemplares

EFE

Decenas de ganaderos abulenses han adelantado la trashumancia a Extremadura y Castilla La Mancha a consecuencia de los lobos, según el presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ávila, Joaquín Antonio Pino.

Esta organización ha amenazado hoy con volver a salir a la calle si desde la Junta de Castilla y León no se adoptan las medidas necesarias para evitar que se sigan produciendo nuevos ataques de lobos en la provincia abulense.

«Nos están abocando a salir de nuevo a la calle en defensa del sector ganadero», ha sostenido hoy en nota de prensa el presidente provincial de Asaja, que ha pedido a la Junta que «se abatan de inmediato todos los ejemplares de lobo autorizados por la Administración», debido al «incremento continuo» de ataques.

Esta reacción de Pino se ha producido tras denunciar un nuevo ataque de lobos que ayer culminó con una nueva res muerta en la explotación que Elio Hernández tiene en el municipio de Hoyos del Collado, en plena Sierra de Gredos.

Hernández considera «insostenible» esta situación y realiza una «llamada de auxilio», después de que su ganado haya sufrido desde agosto cinco ataques de lobos, de los cuales cuatro han tenido lugar en las dos últimas semanas.

Por ello, la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores de Ávila dice no entender que las administraciones «estén mirando hacia otro lado en este asunto, dejando campar a sus anchas a un animal que está acabando con la vida en el medio rural«.

Según Joaquín Antonio Pino, Junta «debe tener aún mayor empatía» y debe «ponerse en el lugar del ganadero, que está viendo como cada día se está acabando con su modo vida».

«Las alimañas están poniendo en peligro la rentabilidad y la de supervivencia del sector, ya que hay decenas de ganaderos que están optando por hacer la trashumancia a las regiones de Extremadura y Castilla La Mancha antes de lo previsto y muchos se plantean no volver a Ávila porque se sienten desamparados«, ha explicado Pino.

Tras señalar que en la provincia «se están dando decenas de casos de ganaderos que no están denunciando los ataques porque se encuentran desamparados», el presidente provincial de Asaja ha señalado que la Junta «no está ejecutando con la celeridad debida las autorizaciones de control del lobo en la provincia de Ávila lo que, sin duda, está perjudicando a los ganaderos».

En este contexto, ha denunciado que «no se termina de materializar» el acuerdo al que Asaja y el resto de organizaciones agrarias llegaron a comienzos de año con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para «la actualización de los baremos de indemnización por ataques de lobo«.

«Nos están abocando a salir de nuevo a la calle en defensa del sector ganadero», ha apuntado en este sentido, para después precisar que «no se trata de hacer ruido, sino de emprender las acciones necesarias para que las propuestas de los ganaderos no caigan en saco roto».

Al respecto, ha defendido la «unidad de acción de todas las organizaciones agrarias», teniendo en cuenta que se trata de un problema «igual para todos los ganaderos, pertenezcan a una u otra organización».

Joaquín Antonio Pino ha defendido la «necesidad de que se abatan todos los ejemplares de lobo autorizados por la Administración de inmediato y, ante el incremento continuo de ataques al ganado, se autorice abatir más lobos de acuerdo con la normativa vigente».

«Es una medida de urgente y de extrema necesidad el controlar la población de estos cánidos«, ha concluido.

 

Fotos

Vídeos