Un total de 46 razas destacadas en todo el país

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Gobierno y comunidades autónomas han intensificado en los últimos tiempos las autorizaciones para que una determinada raza animal pueda usar en su comercialización la calificación de autóctona. Una denominación con la que se pretende, en el fondo, aumentar las facilidades no solo para la conservación de esa especie sino también para la explotación ganadera de las mismas.

En esta semana el Ministerio de Agricultura y Alimentación ha añadido tres autorizaciones más (aparte de la cabra retinta extremeña, le ha añadido la cabra de raza Blanca Andaluza y el vacuno selecto de raza Palmera) a un lista de razas autóctonas que alcanza ya la cifra de 46. Son las que pueden utilizar el logotipo de raza autóctona.

Se trata de una cifra en la que se recogen las denominaciones impulsadas no solo por el Gobierno sino por las Administraciones autonómicas. De hecho, el Ministerio de Agricultura ha recordado a HOY que solo 18 de esas 46 autorizaciones para usar el logotipo las ha decidido el Ejecutivo central.

El resto son asunto de las comunidades autónomas. Tres de esas autorizaciones se han impulsado desde la Junta. La última es precisamente la caprino retinta extremeña. Las dos anteriores eran dos razas más conocidas, la caprino verata y la bovino blanca cacereña.

La retinta bovina (noviembre de 2013) fue la primera raza que recibió la autorización por parte del Ministerio para usar el adjetivo de autóctona. Tras ella ha llegado para la bovino morucha; la oveja merina; la oveja ojinegra de Teruel; la vaca berrenda colorada; la vaca berrenda negra; la vaca avileña negra ibérica; la vaca cárdena andaluza; la oveja churra; la cabra florida; la oveja manchega; la cabra blanca celtibérica; la vaca asturiana de los valles; la cabra malagueña; la vaca tudanca; la oveja segureña; la vaca de lidia y la cabra murciano-granadina

 

Fotos

Vídeos