Las subastas oficiales dejaron unos 200.000 euros en 2018

Ganado vacuno para subasta este año en la Feria zafrense. /J. M. Romero
Ganado vacuno para subasta este año en la Feria zafrense. / J. M. Romero

Tras recuperarse la de porcino ibérico el año pasado, en esta ocasión vuelve a desaparecer del programa de la Feria

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Las subastas oficiales que organiza la Feria de Zafra son un termómetro para analizar la realidad de cada subsector ganadero aunque ya no es la única. «Estamos en 2019. Ya no se compra como antes, que había que venir a la Feria. Ahora buena parte de las compras de ganado se hace yendo a las fincas», relata Lucía Maesso, presidenta de Aeceriber.

La asociación de criadores de porcino ibérico selecto recuperó el año pasado la subasta de ibérico después de desaparecer del programa oficial durante cuatro años. Este año, sin embargo, no la habrá al no cumplirse las expectativas hace un año.

Entonces se pusieron a la venta 100 ibéricos: 56 hembras y 44 machos, de entre seis y doce meses. Todos inscritos en el libro genealógico y procedentes de ganaderías de selección. La subasta de porcino ibérico arrojó un resultado de 17.130 euros en las ventas. De los 38 machos presentados se adjudicaron 19 (por un total de 14.130 euros), y la otra mitad quedó sin comprador. En cuanto a hembras, fue peor aún la respuesta: de las 44 ofertadas se colocaron seis (por 3.000 euros) y 38 quedaron sin vender.

«No todos los animales que se compran en la Feria son los que se sacan en las diferentes subastas oficiales. En numerosos casos se venden fuera de esas subastas programadas», admite el comisario de la Feria de Zafra, Santiago Malpica.

El año pasado se sacaron a la venta un total de 682 animales en el recinto ferial zafrense (al final se quedaron en 600 porque se retiraron finalmente 82). Se adjudicaron 516. Las ventas totales rondaron los 200.000 euros.

En ganado ovino, las subastas de ovejas merinas y de ovinos precoces alcanzaron los 83.000 euros. La mayoría del ganado subastado fueron merinas hembras, 462 ejemplares. Y casi todas se vendieron: 450. Por ellas se pagaron 69.200 euros.

Se presentaron 40 machos merinos. Se adjudicaron 19. La subasta alcanzó los 6.760 euros. En merino precoz se vendieron los 5 ejemplares ofertados por 3.020 euros. Por último, de la raza Fleischschaf se subastaron 9 ejemplares. Se vendieron 5 por 3.340 euros.

La tercera subasta ganadera es tradicionalmente la de vacuno, repartida entre las razas retinta, limusina y charolesa. Entre las tres se vendió ganado por valor de casi 100.000 euros.

En retinto se presentaron 30 cabezas, 8 machos y 22 hembras. Alcanzaron un valor total de 21.750 euros. Mientras, en raza charolesa se subastaron 30 vacunos pero solo se vendieron 7. Se obtuvieron 17.900 euros. Por último, en raza limusina se vendieron 15 ejemplares. 58.700 euros fue el remate total.

Los ganaderos de vacuno señalaron que en retinta y charolesa la subasta del año pasado no fue positiva. En cambio, la de la raza charolés fue más agradecida.