Extremadura pierde 1.657 reses de lidia en dos años

EFE MÉRIDA.

Extremadura ha perdido 1.657 reses bravas en los dos últimos años, aunque en 2018 ha recuperado una ganadería, según el censo que recientemente ha publicado el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

El número de las reses de lidia había repuntado en 2016 en Extremadura hasta llegar a la cifra de 32.101, la mayor cantidad en cinco años, a pesar la crisis que venía sufriendo el sector.

Sin embargo, en 2017 el número de cabezas descendió hasta 30.766 y asimismo se redujo el número de ganaderías dedicadas al toro de lidia, de 108 a 105.

Al cierre de 2018 hay una ganadería más (106), pero ha proseguido la bajada del número de reses hasta 30.444,322 menos en el año anterior. De ellas, 18.995 eran hembras y 11.449 machos, según los datos recogidos. Las reses dedicadas a la reproducción eran 11.746 hembras y 621 los machos.

En 2018 se registró en la región el nacimiento de 7.249 hembras y 18.828 machos.

Extremadura es la comunidad, tras Andalucía y Castilla y León, con más ganaderías y numero de reses. Desde el 2009, el primer censo por autonomías publicado, el año con mayor número de ganaderías registradas en la región fue el 2010, con 139. Ese año se registró también el pico de reses bravas, con 40.427 cabezas.

A nivel nacional, el Mapama ha indicado en su último censo de tendencia la 'recesión' en la población total de reses.