Extremadura se queda más de la mitad de la nueva superficie que se plantará de cava

Marcelino Díaz, en su bodega de Almendralejo. /Hoy
Marcelino Díaz, en su bodega de Almendralejo. / Hoy

El Ministerio de Agricultura indica que la región ha obtenido 202 de las 377 nuevas hectáreas que se había autorizado

REDACCIÓN

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación indicó la finalización del proceso de reparto de las hectáreas de cava a nivel nacional, de las que Extremadura ha obtenido 202 de las 377 totales que se han repartido.

De esta manera la región y, concretamente los bodegueros de Tierra de Barros, copan el 53% de las hectáreas, ampliando el potencial de cava en un 13,20% de la superficie en el término municipal de Almendralejo.

En nota de prensa, la Junta de Extremadura valora positivamente el incremento de las hectáreas asignadas, puesto que «se ajustan a las necesidades del mercado de espumosos extremeños» las autorizaciones para replantaciones para todo el territorio acogido en la Denominación de Origen (DO) Cava.

Esta ampliación permitirá, además –según incide el Ejecutivo regional– «el abastecimiento de nuevas bodegas que producen cava en Extremadura», así como «posibilitar el incremento de la producción de las ya existentes».

Ante esta noticia, la asociación agraria Asaja ha felicitado al director general de Política Agraria Común (PAC), Javier Gonzalo Langa, por la ampliación de hectáreas de cava en Extremadura, aunque la considera insuficiente para las expectativas de crecimiento del sector.

Asaja consideró positivamente la eficaz gestión de Gonzalo Langa en los últimos meses con el Ministerio de Agricultura, gracias a la cual todos los agricultores extremeños que estaban interesados en ampliar sus hectáreas en la zona de Tierra de Barros para la producción del cava han cumplido sus objetivos. Para ello, 57 agricultores de Tierra de Barros siguieron el criterio que les recomendó el director general de la PAC de ser los primeros de todo el país en cumplimentar la orden de solicitud al Ministerio, según datos de la organización.

Sin embargo, Asaja sigue reivindicando una ampliación mayor que colme las expectativas de crecimiento del sector y «no condicionada por intereses espurios del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida del Cava» que limita su siembra a pesar de que en España existe una gran demanda.

Por su parte, la organización agraria UPA-UCE aplaudió que la comunidad haya conseguido estos derechos de cava, ante lo que elogió la buena gestión de la Junta de Extremadura en esta materia.

Según señala la organización agraria en nota de prensa, esta ampliación de superficie «permitirá el abastecimiento de nuevas bodegas que producen cava en Extremadura», así como el incremento de la producción de las ya existentes.

En ese sentido, cabe destacar, UPA resaltó la importancia de que «ningún agricultor que quisiera plantar cava se haya quedado sin poder hacerlo».

En cualquier caso, la secretaria del vino de UPA, Catalina García, apuntó que aunque se ha cumplido uno de sus principales objetivos, los productores extremeños seguirán «reivindicando la liberalización de la plantación ya que nuestro mercado sigue creciendo», dijo.