Ecologistas en Acción pide que se apruebe la nueva Ley de la Dehesa

Ecologistas en Acción pide que se apruebe la nueva Ley de la Dehesa

EFE

Ecologistas en Acción de Extremadura ha pedido hoy que se impulse la aprobación, en esta legislatura, de la nueva Ley de la Dehesa de Extremadura al objeto de «no dejar desamparado» este ecosistema agroforestal «tan importante» para Extremadura y la biodiversidad mundial.

En una nota, el colectivo conservacionista ha defendido la necesidad de aprobar una nueva legislación «moderna» y actualizada a los nuevos tiempos, datos y estudios e investigaciones más recientes, de forma que ataje las problemáticas que actualmente presenta y potencie sus usos sostenibles.

A juicio de Ecologistas en Acción, los problemas que acucian a este ecosistema «no pueden ser atajados con la obsoleta actual Ley de la Dehesa, que cumpliría en 2019 treinta y tres años desde su aprobación, muy lejos ya del actual contexto científico, económico y ambiental».

De igual forma, ha apuntado que aunque el planteamiento general del anteproyecto de la Ley de la Dehesa de Extremadura, presentado la pasada primavera por el Gobierno regional, parece «satisfactorio», es importante que se introduzcan asuntos clave para la persistencia y conservación, tanto de las grandes fincas adehesadas como de los pequeños propietarios.

Así, han propuesto la redacción de un artículo dedicado exclusivamente a la conservación del suelo como medio «único e indisoluble» para tener una dehesa «sana y persistente».

«Este artículo debe exponer y describir tanto esta necesidad de preservarlo y mantenerlo, como la necesidad de su restauración en aquellos casos en que se detecten daños que pongan en riesgo la persistencia de la dehesa», ha subrayado el colectivo ecologista.

También han demandado un artículo dedicado a las dehesas o a parcelas adehesadas sobrexplotadas que presentan daños importantes en el suelo o el arbolado, «lo cual provoca un desequilibrio que, en muchos casos, es el origen del mal de la seca y de la falta de regeneración», ha explicado.

De igual forma, consideran necesario que se aborden medidas para la restauración de formaciones adehesadas afectadas, de forma total o parcial, por sobreexplotación, pérdida de suelo, perdida de arbolado o de biodiversidad.

A este respecto, los ecologistas han apostado por un principio «imprescindible» en la gestión actual de la dehesa, de tal forma que por cada encina-alcornoque seco que se corte, se debe sembrar otra encina-alcornoque protegida del ganado, y que el beneficio de la venta de esta encina seca revierta en la siembra de una nueva.

Ecologistas en Acción ha destacado la importancia de poner de relieve en la nueva norma que la fauna presente en la dehesa es imprescindible para la buena salud y equilibrio de este ecosistema antrópico.

Por último, han pedido que la ley sea «previsora», no sólo con la evolución de la dehesa en el actual contexto de cambio climático y la necesidad de adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, «sino, también, con la necesaria descarbonización y adaptación al 'peak oil' en lo que a su gestión se refiere», en referencia al nivel máximo de extracción de petróleo y el comienzo del declive de la producción.