Bbva

Drones en el campo: una inversión con muchos beneficios

Desde BBVA destacan la importancia del uso de las nuevas tecnologías y añaden que su propósito es poner al alcance de sus clientes toda la información posible para que puedan tomar las mejores decisiones

El campo ya no puede vivir de espaldas a los avances tecnológicos. Un ejemplo de ello es el uso de drones en explotaciones agrarias. Cada vez son más los profesionales del sector primario que utilizan estos vehículos aéreos no tripulados para tomar mejores decisiones. Son auténticos observadores de extensiones agrícolas que aportan información que puede generar numerosos beneficios siempre y cuando se tenga muy clara su utilidad y se cumplan con los requisitos necesarios, tanto legales como administrativos, para su puesta en marcha.

Los expertos en la materia coinciden en que la tecnología ofrece grandes ventajas a los negocios agrarios y, aunque la inversión para empezar a utilizar estos recursos suele ser alta, hay numerosas posibilidades para hacer frente a ella. De hecho, hay entidades que también se están centrando en ponerlo más fácil a los agricultores. “Nuestro propósito es poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era”, destacan desde BBVA, que está llevando a la práctica su lema ‘Creando oportunidades’. Lo hacen apostando por la tecnología, la innovación y la transformación del sector financiero, así como con la ayuda que intentan prestar para la transformación de todos los sectores de la economía y muy significativamente del sector primario.

BBVA financia todo tipo de maquinaria agrícola, ganadera, así como herramientas de riego, entre otros recursos. “Financiamos el equipo independientemente de que tenga subvención y eximimos de comisión de amortización parcial anticipada, para facilitar que cuando se cobre la ayuda se pueda aplicar al préstamo. Y si, por el motivo que sea, no se cobra, el cliente tiene una financiación adecuada”, detallan desde esta entidad bancaria.

Ellos también quieren asentar las bases de un sector primario que apueste por la modernización y las nuevas tecnologías. Tanto es así que desde la Fundación BBVA, entre otros aspectos, buscan el desarrollo de la agricultura de precisión. El ejemplo se observa en la última edición de las Becas Leonardo, un programa de apoyo a investigadores y creadores que impulsa proyectos altamente innovadores. Uno de los seleccionados este año ha sido el del profesor Miguel Ángel Moreno, ingeniero agrónomo que emplea los drones para mejorar la producción. El trabajo que desarrollan Moreno y su equipo se basan en el uso de estas herramientas como un escáner a gran escala que permite conocer la temperatura de las plantas para detectar las necesidades específicas del cultivo.

Ese proyecto es una prueba más de que, como señalan los expertos, “lo importante no es el dron, si no los datos que aporta”. Por ello, el empresario agrario es quien debe analizar si la inversión de un vuelo y la información que le da le compensa en la reducción de costes en herbicidas, fertilizantes o riego. 

Temas

Bbva