La consejera de Agricultura cree que el decreto va contra la normativa europea

EFE

Mérida. La consejera de Agricultura, Begoña García Bernal, consideró ayer que el real decreto que deja en manos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cava la facultad de limitar las plantaciones «no es conforme a la normativa comunitaria», que atribuye esa competencia a los estados miembros.

El real decreto aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, que establece que, a partir de ahora, en el caso de autorizaciones para nuevas plantaciones y replantaciones de viñedo en el territorio de una denominación de origen de carácter supraautonómica, de competencia estatal, las recomendaciones sobre limitaciones y restricciones de los representantes del sector serán vinculantes para la decisión que adopte el Ministerio.

«Entendemos que este párrafo no es conforme a normativa comunitaria, que atribuye esa competencia a los estados miembros», aseguró la consejera tras criticar que el nuevo procedimiento «excluye» a las comunidades autónomas en la adopción de las restricciones a las plantaciones.

Hasta ahora era preceptivo, aunque no vinculante, el informe de las comunidades autónomas.