Comienza la vendimia de una campaña que no llegará a los 3,5 millones de hectolitros

Máquina vendimiadora. :: Hoy/
Máquina vendimiadora. :: Hoy

Según UPA-UCE, la calidad de la uva es estupenda y sus precios «no tienen que bajar de los del año pasado»

REDACCIÓN

Badajoz. UPA-UCE de Extremadura señaló ayer que, según apuntan los indicios, la vendimia de esta campaña «estará por debajo de los 3,5 millones de hectolitros» Según la secretaria regional del Vino de UPA-UCE, Catalina García, la campaña podría quedarse por debajo de esa cantidad y aunque es pronto para hablar de cifras concretas, «puede rondar los 3,3 millones de hectolitros».

No obstante, aún es prematuro hacer previsiones de cosecha hasta conocer el comportamiento en peso de la uva que se va a vendimiar. En cualquier caso, será una buena cosecha después de que hace cinco meses se estaba «intentando salvar la cepa tras estos años de sequía», explica García.

En Extremadura, la segunda comunidad autónoma en producción de uva en el país, todavía falta una semana o diez días para el inicio de la vendimia de uvas tintas, y aunqye ya han empezado a vendimiarse las uvas de variedades tempranas como la macabeo o la alarije, los trabajos no han empezado en todas las zonas porque las uvas no están lo suficientemente maduras.

Sobre la evolución de la uva, García explica que «está madurando progresivamente, va bastante bien», algo a lo que está contribuyendo la diferencia entre las temperaturas elevadas del día y las más frescas de la noche, y en lo referido a la calidad, «está estupendamente». Estos datos, junto al hecho de que las bodegas no tienen excedentes de vino de la pasada temporada, hacen prever, según García, que los precios «no tienen que bajar de lo que se pagó el año pasado».

Falta mano de obra

Por su parte, La Unión Extremadura afirmó ayer que el inicio de la vendimia, que coincide con la recolección de la fruta y de hortalizas de huerta, tendría un «gran porvenir» en la región de no existir el problema de la mano de obra. En nota de prensa, esta organización recalca que en cualquier explotación agraria que el 90% de los recolectores son rumanos y magrebíes, ya que mano de obra extremeña «no se encuentra».

Para la vendimia se utilizan alrededor de los 380.000 jornales, más de 350.000 para la recolección de la fruta, mas de 100.000 para los cultivos de huerta y más de 250.000 jornadas para el resto de labores (aceituna de mesa, etc.) que se realizan en un periodo aproximado de tres meses, lo que significa que se están dando alrededor de 1.100.000 de jornales, «donde la mano de obra autóctona brilla por su ausencia».

A los agricultores y ganaderos extremeños no les «importa la nacionalidad de la mano de obra, lo importante es que ésta exista para poder recolectar los productos en el momento justo de madurez, algo que no está sucediendo».

La Unión apunta que en Extremadura hay 97.900 parados y dentro de unos días los sindicatos exigirán a las administraciones que se bajen el número de jornadas trabajadas para poder cobrara la Aepsa (PER). «Parece que les fuera imposible juntar 30 jornadas, cuando tenemos más de 8.000 trabajadores extranjeros en la región, apunta.

Por ello, La Unión Extremadura ha solicitado una reunión con la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez Morán para trasladarle «este problema y para solicitarle la aprobación de medidas encaminadas a que se ponga a disposición de los empresarios agrarios la mano de obra disponible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos