COAG apoya no aumentar la superficie destinada al cava

REDACCIÓN BADAJOZ.

La organización agraria COAG defendió ayer que se limite a cero hectáreas las nuevas plantaciones y replantaciones de viñedo en el marco de la denominación de origen protegida (DOP) Cava, que a día de hoy se extiende por 11 provincias.

En un comunicado, fuentes de esta asociación agraria explicaron que, de ampliarse la superficie amparada -en septiembre de 2018 era de 37.858 hectáreas-, existe «el riesgo de devaluación significativa» de este producto y sus precios.

Recordaron que en 2016 ya se advertía del riesgo que entrañaba el aumento de hectáreas y apuntaron que, desde ese ejercicio, la superficie de la DOP Cava ha crecido un 11,66 %.

Este porcentaje es superior al incremento del volumen de ventas, que fue del 4% entre 2015 y 2017, al pasar de 244,1 millones a 252,5 millones de litros.

A juicio de COAG, hay un «desfase entre el crecimiento en superficie y el volumen de ventas» que refleja «el fuerte desequilibro del sector en estos momentos y la necesidad de un estricta regulación de las nuevas plantaciones».

Desde la organización agraria contrataron la situación de este sector con el del champán francés, donde apenas aumentaron la superficie y la uva a los viticultores se paga en origen a entre seis y ocho euros el kilo, frente a los 60-70 céntimos que reciben los productores de uva de la DOP Cava en España. «El crecimiento de la producción basado en altos rendimientos, la ampliación de la superficie y los precios bajos beneficia a las grandes bodegas multinacionales impulsadas por fondos de inversión, pero perjudica a la mayoría de elaboradores y pone en riesgo la rentabilidad del cultivo», alertaron.