Los cerealistas se oponen a dejar de cosechar por el peligro de incendios

Cosechadoras, segadoras, empacadoras, orugas, motosierras o desbrozadoras deben detenerse en las horas de riesgo extremo. :: Hoy/
Cosechadoras, segadoras, empacadoras, orugas, motosierras o desbrozadoras deben detenerse en las horas de riesgo extremo. :: Hoy

Los días y lugares declarados de riesgo extremo por el Infoex están obligados a parar las máquinas desde las 14.00 hasta las 18.00

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

La orden autonómica del pasado 9 de mayo por la que se declaraba el inicio de la época de peligro alto de incendios establece una serie de limitaciones para las máquinas que trabajan en el campo, que están obligadas a parar entre las 14.00 y las 18.00 horas en los días y zonas que el Infoex señala como de peligro extremo. El parón de la actividad se extiende a toda la jornada si se trata de un fin de semana o un festivo, y afecta a cosechadoras, segadoras, empacadoras, orugas, motosierras, desbrozadoras, etcétera.

Los productores han criticado esta imposición porque consideran que daña la campaña del cereal. Montserrat Herrojo, directora técnica de Apag Extremadura Asaja, afirma que con la actual redacción del decreto en el que se basa la orden el 90% del territorio extremeño está afectado, puesto que señala que la obligación de parar con riesgo extremo se aplica al terreno forestal y una zona de influencia que se fija en 400 metros. Considera que bastaría eliminar del articulado esa mención a la zona de influencia para que no se vieran afectados algunos territorios, en especial la Campiña Sur, que es donde más parones de actividad se están llevando a cabo.

La referencia que tienen que tomar los cosechadores para saber si pueden o no usar las máquinas de dos a seis de la tarde es la publicación que a diario hace el Infoex sobre la calificación del riesgo de incendios en cada una de las zonas de Extremadura. Deben acceder al servicio informativo a partir de las 12.00 horas para conocer la previsión del día siguiente, si bien Montserrat Herrojo apunta que esa previsión varía después con el paso de las horas y se genera una gran incertidumbre entre los cosechadores. «Son máquinas que vienen de fuera y los cosechadores tienen personal contratado que durante estas horas se tienen que estar de brazos cruzados y sin producir», indica.

La maquinaria agrícola ha causado más del 80% de los incendios de lo que va de verano, según la Junta

Principal causa de incendios

La Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio ofreció a mediados de julio los datos de incendios en la región de en lo que va de verano, que según su punto de vista refuerzan la orden de no usar maquinaria agrícola a determinadas horas en los días de mayor riesgo. Los datos hechos públicos indican que, desde que se inició la campaña de incendios el pasado 1 de junio hasta entonces, un total de 903 de las 1.110 hectáreas quemadas en Extremadura corresponden a incendios cuyo origen es una máquina agrícola, especialmente cosechadoras.

Uno de los incendios más grandes fue el que se declaró el 10 de julio en Granja de Torrehermosa, con unas 300 hectáreas quemadas. Se inició con una chispa causada por una cosechadora, según aseguró unos días después la Junta. De hecho, con independencia de que se trate o no de una jornada declarada de riesgo extremeño, la actual normativa obliga a los cosechadores a realizar una declaración responsable sobre la actividad que van a llevar a cabo en la página web del Infoex.

La directora técnica de Asaja señaló que al inicio de la temporada de riesgo alto algunos cosechadores manifestaron que no iban a hacer caso y no pararían por la tarde. Sin embargo, al final están cumpliendo porque no respetar la prohibición entraña un riesgo enorme, no tanto por la multa que pueden recibir si son sorprendidos, como por el hecho de que el seguro no cubre la posible responsabilidad civil que se pueda derivar de un incendio causado por una máquina que esté trabajando en horario no permitido en un día y lugar declarados por el Infoex de riesgo extremo.

Máquinas de la Junta

Montserrat Herrojo asegura también que existe un doble rasero, ya que Asaja ha publicado en su página de Facebook fotografías tomadas a desbrozadoras de la Junta de Extremadura trabajando en horario prohibido en una carretera de la Campiña Sur en un día declarado de peligro extremo.

Critican además desde esta organización agraria que Extremadura es la única comunidad autónoma en la que se imponen estas paradas por riesgo de incendios, cuando en provincias limítrofes como Córdoba, Sevilla o Ciudad Real, donde el peligro es «el mismo o superior», no existen. Montserrat Herrojo dice entender que en terrenos forestales se tomen este tipo de prevenciones, pero no que el decreto las extienda a una franja de 400 metros más, que hace que «prácticamente todo el territorio de Extremadura quede dentro de la zona de riesgo».

El presidente de Apag Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha manifestado en una nota de prensa que estos parones obligatorios reflejan «intervencionismo y actuación sancionadora» por parte de la Junta de Extremadura, que «lo único que consigue es dañar la campaña del cereal de invierno de todo un año, a pesar del aluvión de críticas por parte del sector».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos