La campaña del tomate se iniciará sobre el 25 julio, una semana antes que el año pasado

Un agricultor observa el punto de maduración de una mata. :: Brígido/
Un agricultor observa el punto de maduración de una mata. :: Brígido

Una plantación temprana y las previsiones de altas temperaturas para el próximo mes provocan el adelanto

EFEBADAJOZ.

La Agrupación de Cooperativas Agrarias de Extremadura (Acopaex) prevé que la campaña de recolección del tomate se inicie en la comunidad autónoma sobre el próximo 25 de julio, una semana antes que el año pasado.

Según el presidente de Acopaex, Domingo Fernández, este adelanto se debe tanto a las previsiones de altas temperaturas para julio como al hecho de que la plantación se haya realizado este año «algo antes».

No obstante, Fernández aclara que esta fecha de inicio suele ser la habitual, ya que el año pasado la campaña comenzó con unos días de retraso a causa de las precipitaciones habidas en primavera.

La cosecha en las aproximadamente 25.000 hectáreas que se han cultivado se desarrollará con normalidad, según estima Fernández, por lo que se espera una producción en valores medios o incluso algo superiores a lo habitual, siempre que no se produzcan tormentas durante las próximas semanas. Estas previsiones apuntan a una producción de unos 90.000 kilos por hectárea.

En cuanto a los precios, el sector se mueve en los valores del año pasado, en torno a los 75 euros la tonelada, una cotización que se fija durante las contrataciones efectuadas sobre el mes febrero.

Por otra parte, durante las últimas semanas se ha reducido de forma significativa el stock de producto extremeño a causa de que países productores como China, Italia o Estados Unidos han tenido menor producción este año.

En el caso del gigante asiático se trata principalmente de una decisión condicionada por los precios, mientras que en Italia y Estados Unidos se debe fundamentalmente a circunstancias climatológicas.

La producción extremeña va dirigida principalmente a Alemania, Francia y Reino Unido, sin olvidar otros mercados como por ejemplo los países sudamericanos.