BBVA se interesa por un futuro sostenible

La entidad se suma al lanzamiento de los Principios de Banca Responsable
REDACCIÓN

BBVA es una referencia europea en banca responsable, y lo demuestra una vez más sumándose en una nueva acción sostenible al lanzamiento de los Principios de Banca Responsable, generando así un impacto positivo en la vida de las personas y comprometiéndose en la financiación de proyectos socialmente responsables y sostenibles.

Este acuerdo se sostiene con la base de diferentes principios como los del compromiso con el cambio climático, el impacto positivo, el trabajo de manera responsable con clientes, la colaboración con los grupos de interés, la fijación de objetivos y la transparencia y responsabilidad. Todos ellos se llevan a cabo en los diferentes proyectos de la entidad bancaria, que cuenta con el objetivo de transformar la industria financiera para que pueda seguir siendo un actor relevante en la consecución de los objetivos de la sociedad. Con estos principios se espera que la banca se vincule con los objetivos de una sociedad sostenible y que garantice el papel del sector bancario en la sociedad y economía del siglo XXI.

Algunas de las acciones realizadas por parte de BBVA tienen relación directa con estos principios, como son BBVA Momentum, dedicada a cambiar aulas por bosques para favorecer el empleo juvenil en la lucha en favor de la salud del planeta; o los llamados préstamos verdes, 'green loan' en inglés, gracias a una etiqueta que se obtiene a través de un consultor medioambiental para financiar iniciativas sostenibles.

Además, la entidad financiera ha iniciado la estrategia 'Compromiso 2025', mediante la cual se movilizan 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles, emprendimiento social e inclusión financiera. BBVA ofrece un amplio rango de productos sostenibles a sus clientes, financiando los llamados proyectos verdes a través de bonos o préstamos sin perder rentabilidad.

También trabaja con los fondos de inversión socialmente responsable (ISR), que eligen los activos que forman su cartera en función de los criterios ambientales sociales y de gobierno corporativo, excluyendo a sectores que no se relacionan con la responsabilidad social e incluyendo a aquellos con mejor puntuación, teniendo en cuenta tanto criterios financieros como intangibles.

Alberto Estévez, responsable de la gestión ISR en BBVA Asset Management, afirma que «buscamos invertir en empresas y gobiernos de calidad, concienciados en prácticas sostenibles», resaltando una vez más el compromiso de la entidad con el medio ambiente y el futuro del planeta.

Temas

Bbva