La Asamblea pide a la Junta que defienda a los productores extremeños de cava

Un operario manipula botellas de cava extremeño. :: Brígido/
Un operario manipula botellas de cava extremeño. :: Brígido

PSOE, PP, Cs y Podemos exigen al Gobierno regional que luche contra el decreto que deja en manos de Cataluña el futuro del sector

EUROPA PRESSMÉRIDA.

Los cuatro partidos con representación en la Asamblea de Extremadura, PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos, coincidieron ayer martes en reclamar a la Junta de Extremadura firmeza en la defensa de los productores de cava de la región frente al decreto aprobado por el Gobierno central que deja en manos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Cava la facultad de limitar las plantaciones, un asunto sobre el que han pronunciado los representantes de los partidos extremeños a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa tras la Junta de Portavoces de la Asamblea.

En su intervención, la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Lara Garlito, aseguró que su partido está «del lado de los agricultores extremeños, del campo extremeño», y resaltó que rechazan «absolutamente que estas decisiones se hagan al margen de las comunidades autónomas».

Más información

Por eso, Garlito avanzó que «como no podía ser de otra manera, la Junta de Extremadura recurrirá esta decisión», tras lo que consideró que la región tiene que «estar a una, defendiendo nuestros viñedos, nuestro campo y nuestra gente».

«No es nada nuevo, ya se viene haciendo desde la pasada legislatura, y como no podía ser de otra manera, en esta ocasión seguimos estando al frente de todo ese sentimiento», que según avanzó la portavoz parlamentaria socialista, relacionado con el «trabajo muy bien hecho desde el sector del cava extremeño».

Así, reafirmó Garlito que se tendrá «firmeza absoluta frente a lo que pueda suponer la pérdida, por pequeña que sea, de los intereses de los agricultores del sector del viñedo».

Por su parte, la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Cristina Teniente, alertó de que se trata de un asunto «gravísimo», que «va a tener consecuencias», y sobre el que la Junta de Extremadura «tenía que estar ya en la acción inmediata contra este atropello al sector vitinícola» de la región.

Y es que, a juicio de Teniente, «lo que se está haciendo es entregar a los catalanes la capacidad de decisión sobre el cava», por lo que reclamó al presidente de la Junta que «se ponga las pilas y actúe ya, porque esto es un atropello sin precedentes que va a tener consecuencias».

En representación del Grupo Unidas por Extremadura, su portavoz, Irene de Miguel, alertó que con este nuevo decreto «tiene toda la pinta» que «quien se va a ver beneficiado va a ser Cataluña», tras lo que recordó que la Denominación de Origen Cava «también afecta a otras comunidades», por lo que lamentó que el Ministerio de Agricultura «hace un flaco favor a las regiones que también producen cava de alta calidad».

Ante esta situación, De Miguel confía en que «desde Extremadura se conteste con contundencia» al Ministerio de Agricultura, ya que se trata de un decreto «injusto».

Finalmente, el portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Ciudadanos, David Salazar, reivindicó que «los intereses de los extremeños se defiendan por aquellos que tienen la obligación de defenderlos para que al final no sean siempre los perjudicados los agricultores extremeños».