La apicultura frena su crecimiento

Análisis agrario

En los últimos años el número de colmenas se ha estabilizado. Según el Ministerio de Agricultura, en marzo de este año había registradas 2,8 millones, la misma cantidad que en el mismo mes del año 2017 y solo el 0,5% más que en 2016. En Extremadura hay unas 626.000, alrededor del 97 por ciento de ellas trashumantes. El 20 por ciento de la miel que entra en la UE no cumple las normas europeas

JUAN QUINTANA

España continúa a la cabeza de la producción de miel en la Unión Europea (UE), con un 16% del censo apícola. Ello a pesar de que en los últimos años el número de colmenas se ha estabilizado. En marzo de 2018 estaban registradas 2,8 millones de colmenas, prácticamente igual que en 2017 en la misma fecha y solo un 0,5% más que en 2016, según el Ministerio de Agricultura. Sin embargo, el crecimiento en la última década ha rondado el 20% Este dato, pone en cuestión que en nuestro país se esté produciendo una alta mortandad apícola, ya que, por el momento, la base productiva sigue estable. En todo caso, se trata de una estructura muy polarizada, con tres comunidades, Extremadura, Andalucía y Castilla y León, en las que se localiza el 60% del total nacional. En el caso de Extremadura se sitúan 625.676 colmenas, un 21,8%

La mayoría de las colmenas, el 81%, son trashumantes, siendo fijas el resto. En Extremadura la trashumancia es mucho más representativa, rondando el 97%. En general, es un sector en el que la profesionalidad es muy limitada, con 5.443 explotaciones de estas características frente a 23.952 no profesionales. Sin embargo, en esta región la proporción es mucho más equilibrada, con alrededor de 1.600 explotaciones, un 5% del total nacional, de las que alrededor del 58% son profesionales.

Hace unos meses recordábamos en este mismo espacio que el 20% de la miel que entra en la UE no cumple las normas europeas, algo a lo que hay que poner coto de forma inmediata. En todo caso, la competencia de mieles foráneas, mucho más baratas, son un difícil reto para los productores locales, que demandan un etiquetado obligatorio, claro y transparente que les permita diferenciarse por calidad, ya que por precio tienen la batalla perdida. Hay que tener en cuenta que la industria demanda miel barata para envasado y a día de hoy no han detectado un interés comercial en apostar de manera clara por las mieles autóctonas. Se trata de un sector en el que sería necesario una importante campaña de sensibilización al consumidor, para cambiar sus preferencias de consumo. Lo que sucede es que estas grandes campañas se suelen gestionar a través de organizaciones interprofesionales, con el acuerdo de todos los escalones de la cadena, y en este caso, es difícil que la industria defienda una estrategia que tienda a encarecer su materia prima.

En cuanto a precios, llama la atención como entre la campaña 2016 y la 2017 se produjo un descenso significativo en el precio de casi todas las mieles multiflorarles, mientras que en las monoflorales las evolución fue completamente opuesta, experimentando una subida significativa.

En otro orden de cosas, ya se han hecho oficiales los datos sobre las ayudas percibidas por los agricultores y ganaderos españoles en la campaña 2017; esto es, las que comprenden entre el 16 de octubre de 2016 y el 15 de octubre de 2017. Uno de los motivos de la demora en conocer estas cifras, aunque no el único, es que las ayudas corresponden a esa campaña, pero parte de los montantes se certifican y por tanto llegan a las arcas del Estado y al profesional agrario tiempo después.

En total han sido 5.608 millones de euros procedentes del Fondo Europeo de Garantía Agrícola (FEAGA), cuyo destino, además de agricultores y ganaderos, también son los operadores comerciales e industria agroalimentaria. La mayor parte, un 97% son ayudas directas a productores, y el 74,7% corresponden al pago básico. En Extremadura el montante ha ascendido a algo más de 533 millones de euros, un 9,5% del total. El otro fondo europeo que dota de recursos a nuestro campo es el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), aunque con menores recursos. En total son 702 millones de euros, de los que 103,8 millones de euros, el 14,8%, han ido destinados a esta región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos